Neumonía: síntomas, diagnóstico, tratamiento

Julio 2017


La neumonía es una infección que afecta a los pulmones.

Definición


La infección de los pulmones puede ser provocada por una bacteria, un virus o una seta. Estos agentes infecciosos atacan a los alveolos pulmonares, pequeñas bolsas que se parecen a globos, que se localizan en el extremo de los bronquiolos. Cuando la infección también afecta los bronquios, el término de neumopatía es evocado. La forma más común es la neumonía lobular debido a la bacteria neumococo. La gravedad de una neumonía depende de la extensión de la zona pulmonar que es afectada pero también de la bacteria o del virus responsable, de la edad y de los antecedentes médicos de la persona afectada.

Bacterias y virus


Numerosos agentes infecciosos entre las bacterias y los virus pueden provocar una neumonía.

Las bacterias


La neumonía bacteriana más frecuente es provocada la por el neumococo. Haemophilus influenzae, Legionella pneumophila, Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae, Klebsiella pneumoniae o el estafilococo son las otras bacterias a menudo responsables.

Los virus


Los virus frecuentemente responsables de la neumonía viral son los virus influenza y parainfluenza, el virus respiratorio sincicial o el rhinovirus. El virus de la gripe también puede ser el responsable.

Síntomas


Los síntomas varían según la intensidad y la gravedad de la enfermedad así como la edad del paciente.
Puede aparecer tos, molestias respiratorias, expectoración amarillenta o verdusca, cansancio, disminución de la presión arterial, dolor torácico y la temperatura puede llegar a los 41°C. También se puede llegar a sentir escalofríos y producirse un color azulado de las uñas y los labios.

Diagnóstico


El interrogatorio y la auscultación orientan al médico hacia el diagnóstico de neumonía. Una radiografía torácica (radiografía de los pulmones) es indispensable para confirmar esta hipótesis. Un análisis infeccioso y un análisis bacteriológico de secreciones broncopulmonares completan el diagnóstico.

Factores de riesgo


Los bebés, los niños, las mujeres embarazadas y las personas de edad presentan más riesgos de desarrollar una neumonía. Por otra parte, las personas afectadas por enfermedades crónicas, respiratorias o cardiacas, los que fuman o las que presentan un déficit inmunitario están más expuestas.

Tratamiento


El tratamiento varía según la causa y la intensidad de la neumonía. Para las neumonías bacterianas, una antibioterapia resulta indispensable.

En las personas de edad, en los bebés o en quienes padecen una afección pulmonar severa, una hospitalización es a menudo requerida.

El tratamiento consiste en este caso en contemplar una antibioterapia administrada mediante una perfusión, una rehidratación y una asistencia respiratoria.

Prevención

Reglas elementales de higiene


Con el fin de evitar contraer la neumonía, es aconsejado lavarse las manos regularmente, evitar el contacto con las personas que presentan una infección, deshacerse de pañuelos usados.

Vacunación


El neumococo es una bacteria responsable de numerosas infecciones, como la neumonía en el niño y en el adulto. Una vacuna contra el neumococo, el pneumo 23 es particularmente recomendado en los enfermos que presentan ciertas enfermedades crónicas, como una insuficiencia respiratoria, una insuficiencia cardiaca, en personas alcohólicas con una insuficiencia hepática, una drepanocitosis, un síndrome nefrótico o en personas que presentan antecedentes de infecciones respiratorias.

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 11 de junio de 2013 a las 23:02 por Jeff.
El documento «Neumonía: síntomas, diagnóstico, tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.