Amigdalitis: síntomas y tratamiento

Junio 2017

Como una infección dolorosa de la garganta, la amigdalitis es muy común en niños menores de diez años de edad. Es habitual que desaparezca después de unos días, pero en casos graves puede llegar a ser crónica. ¿Cómo se reconoce?, ¿cuáles son las posibilidades de curación? y ¿cuáles son las posibles complicaciones? A continuación, te explicamos.


Qué es la amigdalitis

La amigdalitis es una infección de las amígdalas palatinas (ubicadas al lado del paladar) o las amígdalas linguales (localizadas al lado de la lengua). A menudo, afecta a los niños menores de 10 años de edad, debido a que sus amígdalas son más grandes que en un adolescente o un adulto. Este tipo de infección puede ser transitoria y fuerte o crónica. Como resultado de la angina crónica, se puede presentar la amigdalitis caseosa.

Qué es una amigdalitis crónica

En los niños, se trata de la amigdalitis hiperplásica, que es resultado de infecciones repetidas y un retraso en la adquisición de la inmunidad. En contraste, en el adulto, es la amigdalitis involutiva pasiva, donde la amígdala se vuelve perjudicial, comportándose como un depósito microbiano.

Qué es la amigdalitis caseosa

Su origen se debe a la acumulación de caseum, es decir, las células muertas que, después de ingerirse, comienzan a acumularse en las criptas (orificios pequeños que se encuentran en las amígdalas).

Cómo detectar una amigdalitis

Los síntomas de la amigdalitis se manifiestan por dolor de garganta y dificultad para deglutir; enrojecimiento de las amígdalas acompañadas por la presencia de puntos blancos (placas de amígdalas); sensibilidad de los ganglios linfáticos al nivel del cuello, fiebre alta y tos. La amigdalitis de tipo caseosa se caracteriza por halitosis (mal aliento) y dolor de oído.

Qué causa una amigdalitis

Entre las causas más comunes de la amigdalitis, se encuentra el tipo A de estreptococos, virus respiratorio (del resfriado o gripe) o la mononucleosis.

Cómo tratar una amigdalitis

Una amigdalitis benigna generalmente desaparece en unos pocos días, después de un descanso y una buena hidratación. En caso de infección bacteriana, puede que un médico prescriba un tratamiento con antibióticos. Se espera que la extracción de las amígdalas (amigdalectomía) sea el último recurso, para los casos más graves y crónicos.

Complicaciones de la amigdalitis

Existen dos tipos de complicaciones de la amigdalitis: las complicaciones supuradas y no supuradas.

Qué es la amigdalitis supuradas

La amigdalitis aguda supurada se caracteriza por la formación de un absceso en las zonas periamigdalina, parafaríngea o retrofaríngea.

Qué es la amigdalitis no supurada

En el caso de la amigdalitis no supurada, puede presentarse la escarlatina, fiebre reumática o glomerulonefritis.

Foto: © Velychko – Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 15 de diciembre de 2016 a las 03:49 por gslaura.
El documento «Amigdalitis: síntomas y tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.