Liposucción: indicaciones, riesgos, resultados y retoques

Haz una pregunta
La liposucción no quirúrjica, también conocida como lipocativación es un procedimiento estético que usa un dispositivo que emite ultrasonidos para combatir la grasa acumulada. Se aplica principalmente en el abdomen, la espalda y las caderas. Esta técnica no exige internamiento, anestesia ni ninguna otra forma de acción invasiva. Por esta razón, también se la conoce como lipoaspiración sin corte.


Para qué sirve la liposucción no quirúrjica

La lipocavitación tiene como objetivo la reducción de grasa localizada del abdomen, la espalda, las caderas y otras partes del cuerpo donde pueda tener lugar esa acumulación de tejido adiposo. Esta disminución de grasa modela el cuerpo, reduce las medidas y permite el adelgazamiento. El procedimiento también está recomendado para disminuir la celulitis.

Cómo es el procedimiento

La liposucción sin cirugía es realizada con un aparato que emite ultrasonidos. También es necesario aplicar un gel especial, similar al que se utiliza, por ejemplo, para realizar ecografías en mujeres embarazadas. Las ondas emitidas por el dispositivo llegan hasta la grasa subcutánea y generan su degradación en ácidos grasos y glicerol. El primero será eliminado por el hígado y el segundo, a través de la orina.

Resultados

La lipocavitación da buenos resultados, como la reducción de grasa acumulada y la celulitis. No obstante, son necesarias algunas sesiones para que los efectos empiecen a sentirse. Además, como en cualquier procedimiento estético, los resultados solo pueden ser garantizados y mantenidos con la realización de ejercicios físicos y la adopción de una dieta equilibrada.

Riesgos

La liposucción no quirúrgica es una técnica totalmente segura en caso de que sea realizada de forma adecuada por un profesional acreditado. No obstante, existen algunos riesgos cuando no se adoptan las medidas complementarias al tratamiento. Los principales son el aumento del colesterol, debido a que la grasa entra en el torrente sanguíneo tras la lipocativación, y la posibilidad de que la grasa se acumule en otra parte del cuerpo. Para evitar estos dos problemas, es aún más importante realizar ejercicios (hasta cuatro horas tras la sesión) y reducir de manera significativa el consumo de alimentos ricos en grasa.

Precio

Cada sesión de lipocavitación en clínicas de estética reconocidas con equipamientos profesoinales de alto nivel puede costar hasta 300 dólares, en función del país y el centro estético. Es importante recordar que, en general, se aconseja realizar al menos cinco sesiones para que los resultados aparezcan de forma clara.

Liposucción o criolipólisis: ¿qué tratamiento es mejor?

La criolipolisis es otro procedimiento estético no invasivo que combate la grasa acumulada. Sin embargo, está basado en la succión y enfriamiento de la piel, lo que puede causar dolores y manchas amarillentas, además de que solo puede ser realizado en zonas con importantes acumulaciones de grasa. Debido a esto, la mayoría de los esteticistas apuntan a que la lipocavitación es la mejor opción para quien desea reducir la grasa acumulada.

Foto: © MaxShutter - Shutterstock.com