Flebitis: diagnóstico

Septiembre 2017



Diagnóstico de la flebitis superficial


El diagnóstico de la flebitis superficial es, fundamentalmente, clínico. Los síntomas de una flebitis superficial son inconfundibles ya que la vena bloqueada, se hincha, se inflama y produce mucho dolor. Otros síntomas a destacar son el aumento de temperatura del miembro afectado y la presencia de un tono rojo-violeta con mucha tensión en la vena.
El diagnóstico de la flebitis superficial es rápido y fácil ya que el médico sólo necesita observar la zona afectada y palpar la vena obstruida. Sin embargo debe tenerse en cuenta que la flebitis superficial se puede confundir con dos patologías: la celulitis bacteriana y la inflamación de los conductos linfáticos.
El diagnóstico de la flebitis superficial está basado en el examen físico realizado por un médico. El calor, la sensibilidad, el enrojecimiento y el hinchazón a lo largo del trayecto de una vena es un signo de flebitis o tromboflebitis superficial. Una ecografía de la zona ayuda a determinar el diagnóstico de flebitis o excluirlo.

Diagnóstico de la flebitis profunda


La trombosis venosa profunda, en general, no produce síntomas evidentes, lo que la hace muy peligrosa, porque se manifiesta cuando una persona sufre una embolia pulmonar, cerebral o presenta alguna otra consecuencia casi siempre mortal.
En ocasiones la tromboflebitis profunda se manifiesta con un aumento de la temperatura local, dolor cuando se palpan los músculos regionales y los trayectos venosos principalmente de la pantorrilla, además de hinchazón y dificultad para caminar. También aparece malestar general, cansancio y fiebre.

Confirmar el diagnóstico


Para confirmar el diagnóstico se pueden requerir revisiones frecuentes del pulso, presión sanguínea, temperatura, condición de la piel y circulación además de ordenar una Ecografía Doppler en la que se emplean ondas de sonido para monitorear y estudiar el flujo sanguíneo.
La trombosis venosa profunda es más difícil de diagnosticar, pero la mayoría de los bloqueos se pueden detectar mediante un ultrasonido Doppler y una radiografía especial de la vena.
Otros estudios importantes pueden ser una arteriografía de la extremidad afectada y estudios de coagulación sanguínea.

El D-dímero


El D-dímero es un análisis de sangre útil para determinar si hay flebitis. Es un producto químico que se libera por los coágulos de sangre cuando empiezan a degradarse. Un dímero D normal hace que el diagnóstico de tromboflebitis sea improbable. La limitación de esta prueba es su falta de especificidad, lo que significa que un elevado nivel de D-dime puede venir de otras condiciones incluyendo la cirugía reciente, el otoño, el embarazo, o un cáncer subyacente.

Diagnóstico diferencial con otras patologías


Una flebitis se debe diferenciar de una celulitis (infección superficial de la piel), de una picadura de insecto o linfangitis (inflamación de los ganglios linfáticos). En este diagnóstico diferencial puede ayudar una cuidadosa historia médica y un examen físico. A veces, puede ser necesaria una biopsia de la piel para establecer el diagnóstico definitivo.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 14 de julio de 2014 a las 13:19 por DRA. MARNET.
El documento «Flebitis: diagnóstico» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.