Disminución de la libido

Agosto 2015

Bajada del deseo


El deseo sexual depende de cada persona. Es indispensable para obtener una excitación que comportará el disfrute y el orgasmo. El deseo depende de numerosos factores: nuestra cultura y nuestra historia personal, el estrés, el cansancio, las dificultades profesionales, los problemas de la vida diaria, la disponibilidad...

La falta o la disminución del deseo, situación a menudo difícil de explicar, provoca una disminución o una pérdida total del interés por la sexualidad que impide una felicidad personal.

La falta de deseo afecta principalmente a las mujeres. Raramente osan abordar este aspecto tan íntimo de sus vidas que sigue siendo un tema tabú para la mayoría de ellas.
"No tengo ganas" es probablemente una de las frases más pronunciadas por las mujeres cuando consultan un sexólogo.

Esta pérdida de deseo se va instalando poco a poco al principio. Después termina por enquistarse más profundamente comportando una gran tristeza, a veces un sufrimiento y una falta de confianza en sí mismas.

Es importante saber que una disminución del deseo puede ser transitoria : existen soluciones, pero hay que poder hablar de este tema tan íntimo y expresar los sentimientos.
No hacer más el amor hace que ciertas personas se sientan desgraciadas mientras que otras olvidan progresivamente esta parte tan íntima de su existencia.

Es imprescindible comprender y aceptar que es posible tener una sexualidad que nos satisfaga sin realizar necesariamente el acto sexual con la penetración : caricias, mimos, besos, ternura, compartir, amor, confianza, intercambios... todo esto forma parte de la sexualidad y son inseparables del deseo.


Causas


Cuando hay una disminución de deseo, es indispensable comprender los mecanismos y las causas.
  • Son muchas las personas, mujeres u hombres, que dejan pasar la situación sin hacerse las verdaderas preguntas. « Volverá» piensan la mayoría de las personas afectadas.

Esto puede ser verdad para ciertas parejas. Pero, desgraciadamente, muy a menudo, la situación se va instalando de forma insidiosa.
  • Expectativas que nunca se expresan o que se expresan mal pueden provocar la disminución del deseo : por ejemplo, una mujer que no es acariciada como ella lo desea, y que nunca se lo ha dicho a su pareja, corre el riesgo de dejar de desearla poco a poco.
  • Ignorar el problema y adoptar la política del avestruz (más vale solo que mal acompañado), no hace más que agravar el problema en muchas parejas.
  • Y mientras más tiempo pase, más difícil será superarlo.
  • No saber adivinar los deseos del otro
  • Una disminución del deseo provoca una disminución de la frecuencia y de la calidad de las relaciones sexuales .

Las razones de una disminución del deseo pueden ser numerosas


Pueden ser provocadas por una presión muy importante, un estrés permanente, un conflicto difícilmente soportable, una sobrecarga de trabajo, una depresión, el desgaste de la pareja, una infección, una enfermedad ...

Disminución de la pasión


La disminución de la pasión, que pasa inevitablemente a un gran número de parejas a la largo de los años, es una de una de las razones más frecuentes de la disminución del deseo.
Poco a poco la excitación es más difícil de obtener haciendo que uno de los dos miembros de la pareja se sienta insatisfecho.
Frustración, culpabilidad, cólera, incomprensión.. pueden instalarse progresivamente.
Uno de los miembros de la pareja o los dos acaban por acomodarse (o fingir que se acomodan) en esta situación.
Pero también ocurre a veces que este problema se convierte en algo inaceptable para uno de los dos, o para los dos y conduce a una separación.

Rutina


Hacer el amor en el mismo lugar, generalmente en su habitación y siempre de la misma manera puede hacer que la sexualidad se convierta en algo rutinario y triste y provocar así una disminución del deseo.

Falta de tiempo


El modo de vida más estresante, la sobrecarga de trabajo, la voluntad de tener éxito en todo aquello que emprendemos, la multiplicación de actividades deportivas, niños que requieren cada vez más tiempo, viajes más frecuentes... comportan poco a poco una falta de tiempo dedicado a la sexualidad.

Atreverse a hablar de ello es importante: no perder el tiempo :


No hay que dudar en expresar el problema de la disminución del deseo; abordarlo sin complejos y siendo bien conscientes de que negarlo o evitarlo puede hacer que os sintáis desgraciados, menos felices y acabar con la pareja.
No hay que esperar, no hay que perder el tiempo, no esperar meses, incluso años, antes de que sea demasiado tarde para reaccionar.
Poder hablar de ello con vuestra pareja, vuestro médico o vuestros amigos os hará ganar tiempo.

Hablar de ello con la pareja


La pareja es la persona que más implicada está : siente las angustias, las dudas, y se dá cuenta rapidamente de que « ya no teneis ganas de él/ella »
Forzarse a hacer el amor no es la solución: se puede volver insoportable y puede comportar un empeoramiento de la situación.
Hablar de este tema juntos, explicar las dudas de cada uno y las angustias puede ser muy beneficioso.

Consultar con el médico


No dudéis en hablarlo con vuestro médico si tenéis confianza.
Liberaros de vuestras angustias, exprimir vuestros temores, e intentad desculpabilizaros os permitirá ganar tiempo. La consulta con el médico puede ser un momento apropiado durante el cual la problemática de la sexualidad se puede abordar. El médico os puede ayudar a descartar que exista alguna causa física para esta disminución del deseo (une infección, un tratamiento con medicamentos que comporte una disminución de la líbido, un problema de erección para los hombres...)

Y no olvidéis que «con hablar ya se mejora algo»

Discutir en los foros

  • Discutir con otras personas que tengan o hayan tenido las mismas dificultades os podrá ayudar a daros cuenta de que no sois casos únicos, que otras personas han pasado también por situaciones parecidas a las vuestras.
  • Por otro lado, también podreis intercambiar y compartir así vuestras experiencias y vuestros temores.
  • Podreis expresar vuestras angustias y quizás también recibir ciertos consejos. Pero sed prudentes, ya que los foros a veces pueden revelar sorpresas.

Consultar con un sexólogo


En el que caso de que vosotros no podáis hacer frente a este problema con vuestra pareja, vuestro médico o vuestros amigos, no dudéis en consultar con un sexólogo.
Consulta este artículo sin tener que estar conectado, descárgalo gratis aquí en formato PDF:
Disminucion-de-la-libido .pdf

Consulta también


Baisse de libido
Baisse de libido
The loss of sexual desire
The loss of sexual desire
Wenn die Lust verloren geht
Wenn die Lust verloren geht
Este documento intitulado « Disminución de la libido » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.