El papel de la soja en la menopausia

Agosto 2017


La menopausia y la perimenopausia constituyen una parte de la vida de la mujer por un proceso natural del organismo.
Sin embargo, la menopausia puede suponer un deterioro de la calidad de vida y un aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares: por ello es saludable adoptar las medidas necesarias de prevención.

La concentración de estrógenos

Mientras la mujer tiene la menstruación los estrógenos actúan como protectores de la salud. A partir del inicio de la perimenopausia, la producción de estrógenos disminuye y el organismo debe readaptarse a la nueva situación.
El sistema inmunológico puede verse comprometido después de la menopausia, debido a los efectos del envejecimiento y a la disminución de las concentraciones de estrógeno. Las isoflavonas de la soja, compuestos derivados de plantas con propiedades estrogénicas y antioxidantes, pueden ofrecer beneficios inmunológicos a las mujeres en esta etapa de la vida.
La introducción de la soja en la alimentación diaria de la mujer puede tener efectos preventivos sobre su salud, siempre y cuando forme parte de una dieta variada y equilibrada.

Los molestos sofocos: las mujeres asiáticas

Pueden aparecer durante un intervalo de tiempo que va de los 6 meses a los 2 años antes de entrar en la etapa del climaterio. En el 10% a 15% de las mujeres que los sufren son tan fuertes que pueden llegar a dificultar su vida social o profesional.
Los sofocos no afectan a todas las mujeres por igual: las mujeres asiáticas sufren los sofocos en un porcentaje muy inferior respecto a las europeas. Diversos estudios atribuyen esta diferencia al consumo habitual de soja por parte de las mujeres asiáticas y, especialmente, a las isoflavonas que contiene, estrógenos de origen vegetal con efectos beneficiosos sobre la salud.

El papel de la soja y las isoflavonas

Desde 1995 se han desarrollado más de 40 estudios clínicos con el objetivo de evaluar la capacidad de las isoflavonas de la soja para aliviar la frecuencia o severidad de los sofocos. Las conclusiones extraídas sostienen que suplementar la dieta de la mujer con isoflavonas de soja mitiga los sofocos. Para obtener este efecto se deben ingerir 80 mg de isoflavonas al día.
Además las isflavonas pueden ayudar a reducir la incidencia de fracturas óseas, promover la formación de hueso e incrementar la densidad mineral ósea en las mujeres posmenopáusicas.
El consumo de 25 g de proteína de soja al día reduce el riesgo de enfermedad coronaria, siempre y cuando se haga en el marco de una dieta cardiosaludable. La American Heart Association (AHA) aconseja que los productos de soja consumidos contengan un mínimo de 6,5 g de proteína por ración y que sean bajos en grasas saturadas, colesterol y sodio.

Baja en calorías

La soja es un alimento de origen vegetal, bajo en calorías, muy equilibrado y nutritivo y una excelente opción para incluir en una dieta de control de peso.

Productos de soja

Actualmente existen en el mercado productos de soja adaptados al gusto occidental, como las bebidas, los zumos con soja, los postres y los untables. La variedad de presentaciones, sabores y formatos permite incorporar la soja en todas las comidas del día para obtener el máximo beneficio de todas sus propiedades.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 18 de septiembre de 2014 a las 11:22 por DRA. MARNET.
El documento «El papel de la soja en la menopausia» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.