Cistitis tras tener relaciones sexuales

Julio 2017

La cistitis es la inflamación de la vejiga y la uretra causada por una infección. Algunas mujeres tienen síntomas de cistitis y dolores al orinar cada vez que tienen relaciones sexuales.


Definición de cistitis

La cistitis es una infección que se debe a microbios, sobre todo, bacterias que llegan a la uretra y después a la vejiga. Por lo general, la infección ocurre en la vejiga, pero puede expandirse a los riñones. Aproximadamente, 50 % de las mujeres sufren una infección urinaria al menos una vez en su vida; 30 % de estas infecciones son de repetición, es decir, se presentan más de dos veces en un año; y 80 % de las cistitis se originan por relaciones sexuales.

Por qué da cistitis

La cistitis es más frecuente en mujeres que en hombres, ya que la uretra de las mujeres es más corta y está más cerca al ano. Otras posibles causas son la próstata agrandada, una uretra estrecha o cualquier otra situación que bloquee la vejiga o la función de orinar. También se cuentan la retención urinaria (problemas para vaciar por completo la vejiga), la diabetes o permanecer inmóvil durante mucho tiempo (por la recuperación de una fractura de cadera, por ejemplo).

Cistitis después de tener relaciones sexuales

Por lo general, 8 de cada 10 infecciones de las vías urinarias ocurren después del acto sexual. En el caso de las mujeres jóvenes, la frecuencia de las relaciones sexuales aumenta el riesgo de contraer cistitis, sobre todo si se utiliza el diafragma como método anticonceptivo. Después de la menopausia, el riesgo se incrementa de nuevo debido a la sequedad vaginal, se producen más heridas y, además, existen cambios en la flora vaginal que favorecen las infecciones.

Gérmenes que están implicados en la cistitis

La bacteria E. coli (Escherichia coli), que se encuentra normalmente en el intestino, es una de las principales causantes. Estas bacterias se eliminan mediante la orina pero, cuando no se orina lo suficiente o las bacterias se multiplican demasiado rápido, se produce la infección.

Síntomas de la cistitis

Los síntomas suelen durar uno o dos días y luego reaparecen al tener relaciones sexuales. Las manifestaciones más comunes incluyen ardor al orinar, dolor en el costado, fiebre, sensación continua de vejiga llena, dolor durante las relaciones sexuales, necesidad de orinar con mucha frecuencia, ardor en la zona uretral y presión en la pelvis. También puede presentarse una orina turbia y con olor fuerte, así como sangre en la orina.

Tratamiento para la cistitis

El tratamiento consiste en tomar antibióticos por vía oral como nitrofurantoina, trimetoprima, bactrim, doxiciclina, amoxicilina o cefalosporina. Para reducir la sensación de orinar constantemente, se recomienda fenazopiridina, aunque este medicamento no debe administrarse a personas que hayan padecido alguna enfermedad del riñón o deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, una enfermedad que afecta a la sangre.

Se recomienda hidratarse bien, beber más de 2 litros de agua al día. Asimismo, se debe consultar con el médico para un diagnóstico correcto, ya que es posible que los síntomas de la cistitis se confundan con los de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Prevenir la cistitis

Se pueden tomar algunas medidas para prevenir la infección de cistitis, como beber abundante líquido y orinar justo después de la relación sexual (aunque no se tengan ganas). Tomar, antes o después, una dosis de un preparado farmacéutico de arándano y otra toma a las 12 horas. También se recomiendan el ácido ascórbico o jugo de arándano, que aumentan el ácido en la orina y reducen la concentración de bacterias en la orina.

Beneficios del arándano contra la cistitis

Las propiedades de este fruto rojo contra la cistitis se atribuyen a las proantocianidinas (PAC), que dificultan la adhesión de las bacterias, en especial de la E. coli, sobre el epitelio (capa de células que recubre) de las vías urinarias y, de esta manera, evitan el proceso infeccioso. De acuerdo con el Libro Blanco del arándano, avalado por la Sociedad Iberoamericana, es necesario consumir suplementos de este fruto durante 30 días seguidos para conseguir que la E. coli no vuelva a repoblar el tracto urinario. Se aconseja repetir la toma por lo menos tres o cuatro meses al año.

Según algunos expertos, el arándano debería comerse diario de por vida. La dosis óptima consiste en, por lo menos, 36 mg de proantocianidinas al día. La mejor administración es en dos tomas para garantizar una actuación uniforme. El arándano carece de efectos secundarios, no existe ninguna contraindicación en embarazadas ni lactantes y puede tomarse en combinación con antibióticos.

Cistitis de la luna de miel

El problema se sitúa a nivel de la uretra (que está inflamada) y no de la vejiga. El agente causal suele ser una infección por clamidia. Utilizar aerosoles higiénicos femeninos, compresas perfumadas o baños de agua muy caliente pueden irritar la uretra. Otra posible causa es que la uretra haya sido golpeada durante la actividad sexual.

Foto: © Barabasa – Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 11 de mayo de 2017 a las 21:02 por gslaura.
El documento «Cistitis tras tener relaciones sexuales» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.