Cistitis tras tener relaciones sexuales

Julio 2016


Definición de cistitis

La cistitis es la inflamación de la vejiga y la uretra causada generalmente por una infección. Algunas mujeres tienen síntomas de cistitis y dolores al orinar cada vez que tienen relaciones sexuales.

Aproximadamente el 50 % de las mujeres sufre una infección urinaria al menos una vez en su vida. El 30 % de estas infecciones son de repetición (más de dos en un año). El 80 % de las cistitis se originan en relaciones sexuales. Para prevenirlas se recomienda tomar una cápsula de arándano cada vez que haya una relación sexual, para reducir el riesgo de infección.

Cistitis después de tener relaciones sexuales

8 de cada 10 infecciones de las vías urinarias tienen lugar tras una relación sexual. En el caso de las mujeres jóvenes la frecuencia de las relaciones sexuales aumenta el riesgo de contraer cistitis, sobre todo si se utiliza el DIU. Después de la menopausia el riesgo se incrementa de nuevo debido a la sequedad vaginal: se producen más heridas, y, además, se producen cambios en la flora vaginal que favorecen las infecciones.

Gérmenes que están implicados en la cistitis

La cistitis puede ser causada por bacterias, hongos o virus. Al principio la infección se localiza en la uretra y luego sube hasta la vejiga. La bacteria E.coli, que se encuentra normalmente en el intestino, es una de las principales causantes. Estas bacterias se eliminan mediante la orina, pero cuando no se orina lo suficiente, o las bacterias se multiplican demasiado rápido se produce la infección.

Síntomas de la cistitis

Los síntomas suelen durar uno o dos días y luego vuelven a aparecer al tener nuevamente relaciones sexuales. Las manifestaciones más comunes incluyen: ardor al orinar, dolor en el costado, fiebre, sensación continua de vejiga llena, dolor durante las relaciones sexuales, necesidad de orinar con mucha frecuencia, ardor en la zona uretral, presión en la pelvis. También pueden presentarse una orina turbia y con olor fuerte (maloliente), así como aparición de sangre en la orina.

Tratamiento para la cistitis

Antibióticos por vía oral como la Nitrofurantoína, Trimetropín, Bactrim, Doxiciclina, Amoxilina o Cefalosporinas.

Para reducir la sensación de ganas de orinar constantes se recomienda la utilización de Fenazopiridina aunque este medicamento no debe utilizarse en las personas que hayan tenido alguna vez enfermedad del riñón o deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa. Hay que hidratarse mucho, beber más de 2 litros de agua al día. Debe consultarse al médico para un diagnóstico correcto ya que es posible que los síntomas de la cistitis pueden confundirse con los de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Prevenir las cistitis

Beber abundante líquido. Orinar justo después de la relación sexual (aunque no se tengan ganas). Tomar, antes o después, una dosis de un preparado farmacéutico de arándano y otra toma a las 12 horas.

Beneficios del arándano contra la cistitis

Las propiedades de este fruto rojo contra la cistitis se atribuyen a las proantocianidinas. Estas dificultan la adhesión de las bacterias, en especial de la Escherichia Coli, sobre el epitelio de las vías urinarias y evitan así el proceso infeccioso.

Según el Libro Blanco del arándano, avalado por la Sociedad Iberoamericana, es necesario consumir suplementos de este fruto durante 30 días seguidos para conseguir que la E. coli no vuelva a repoblar el tracto urinario. Es aconsejable repetir la toma por lo menos tres o cuatro meses al año.

Según algunos expertos debería tomarse una cápsula diaria de por vida. En cuanto a la dosis, la dosis óptima aconsejable es que al día se ingieran por lo menos 36 mg de proantocianidinas (PAC). La mejor pauta de administración sería darlo en dos tomas para garantizar una actuación uniforme.

El arándano carece de efectos secundarios e interacciones. Puede tomarse en combinación con antibióticos. No existe ninguna contraindicación en embarazadas ni lactantes.

Cistitis de la luna de miel

El problema de sitúa a nivel de la uretra (que está inflamada) y no de la vejiga. El agente causal suele ser una infección por Clamidia. El hecho de utilizar aerosoles higiénicos femeninos, compresas perfumadas o baños de agua con grasa puede irritar la uretra. También la uretra ha podido ser golpeada durante la actividad sexual.

Saber más

Infecciones urinarias
Cistitis y arándanos
Cistitis de la luna de miel
Cistitis
Cistitis

Consulta también :
Este documento intitulado « Cistitis tras tener relaciones sexuales » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.