Tratamiento de la cirrosis



En septiembre de 2007, la Alta Autoridad de la Salud de Francia publicó una guía con el objetivo de explicar a los profesionales de la salud los cuidados y el tratamiento óptimo de un enfermo con cirrosis.

El alcohol y las infecciones por el virus de la hepatitis B y C son las principales causas de la cirrosis en los adultos. La cirrosis es una enfermedad que necesita un tratamiento de los factores de causalidad y comorbilidad y una supervisión médica de manera regular.

Prueba inicial

La Alta Autoridad de la Salud de Francia recomienda en una primera instancia:
  • Evaluar la severidad de la cirrosis.
  • Realizar un examen etiológico con el objetivo de identificar la causa de la cirrosis y las eventuales comorbilidades.
  • Coordinar las acciones con la familia y los paramédicos.


La Alta Autoridad de la Salud de Francia se enfoca principalmente en los siguientes puntos para el interrogatorio y el examen clínico:
  • Evaluar el consumo de alcohol, de medicamentos o de sustancias potencialmente hepatotóxicas, diagnosticar la existencia de comorbilidades.
  • Buscar indicios de insuficiencia hepatocelular y de hipertensión portal.
  • Calcular el índice de masa corporal y medir el contorno de la cintura para detectar un sobrepeso, un factor agravante o una desnutrición.

La Alta Autoridad de la Salud de Francia recomienda los siguientes exámenes en caso de una cirrosis no complicada:

Tratamiento terapéutico

Según la Alta Autoridad de la Salud de Francia estos son los principales objetivos del tratamiento terapéutico así como los medios terapéuticos relacionados:
  • Tratar la causa de la cirrosis y los factores agravantes, por ejemplo dejar el consumo de alcohol y controlar el sobrepeso.
  • Prevenir y tratar las complicaciones de la cirrosis:
    • Hemorragia digestiva: tratar con betabloqueadores no cardioselectivos o una ligadura endoscópica.
    • Infecciones bacterianas: realizar las medidas higienico-dieteticas (especialmente la higiene bucodental) y seguir un tratamiento hospitalario en caso de sospecha de infección bacteriana.
    • Carcinoma hepatocelular.

.
  • Vacunarse contra la hepatitis A, hepatitis B, la gripe y el neumococo.
  • Adaptar los tratamientos concomitantes y las posologías, debido a una disminución del metabolismo hepático y/o de un aumento de la susceptibilidad.
  • Dar apoyo psicológico al paciente y a su entorno.

Seguimiento

Con el fin de disminuir la tasa de mortalidad debido a la cirrosis, la Alta Autoridad de la Salud de Francia recomienda un control cada 6 meses con el fin de prevenir y detectar complicaciones. Para cumplir este objetivo la Alta Autoridad de la Salud de Francia recomienda realizar en cada consulta los exámenes descritos en la prueba inicial.
Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 25 de octubre de 2016 a las 16:14 por Carlos-vialfa.
El documento «Tratamiento de la cirrosis» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Efectos y consecuencias del suicidio en el entorno
¿Cómo orientar mejor a las mujeres embarazadas?