Descompensación horaria: síntomas y consejos prácticos

La descomposición horaria, también llamada jet lag es la consecuencia de las modificaciones de los ritmos biológicos provocados por los viajes largos.


Cuáles son los síntomas de la descompensación horaria

La descompensación horaria puede provocar ciertos síntomas más o menos importantes según la persona que viaja, el número de horas, el lugar de destino y el número de husos horarios atravesados.



Fatiga durante el día. Disminución del rendimiento. Trastornos del sueño: insomnio, dificultades para dormir, noches fraccionadas, sueños interrumpidos. Falta de apetito o crisis de bulimia. Trastornos intestinales: gases o estreñimiento. Boca seca. Problemas ORL: nariz tapada, garganta inflamada.

Qué hacer para quitar el 'jet lag'

Descansar y dormir bien las noches anteriores al viaje. Dormir en el avión. Utilizar los tapones para los oídos y la máscara para intentar dormir.


No tomar somníferos. No se recomienda tomar somníferos para que el organismo se adapte naturalmente al desfase horario.

Cómo paliar los efectos del 'jet lag'

Evitar la flebitis levantándose cada 2 o 3 horas. No tener las piernas cruzadas. No dormir mucho tiempo y levantarse cada 2 o 3 horas. No permanecer inmóvil y levantarse cada 2 o 3 horas. Al estar sentado: realizar pequeños movimientos de flexión y extensión de las piernas, unos 15 movimientos cada hora.


Usar ropa holgada. Usar zapatos cómodos. Hidratarse bien. No consumir alcohol. Evitar los tranquilizantes y los somníferos. Usar medias de contención si la persona tiene varices. Se recomienda comer una comida ligera y evitar el consumo de alcohol en el avión.

Foto: © ronstik – 123RF.com
Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 3 de enero de 2018 a las 21:27 por gslaura.
El documento «Descompensación horaria: síntomas y consejos prácticos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Descompensación horaria: variaciones según los husos horarios
El virus chikungunya y el mosquito tigre