Los suplementos de calcio

Haz una pregunta


  • Son productos que se emplean en caso de que una persona (adulta o niño) no obtenga de su dieta la proporción que necesita de este importante mineral, o bien, porque los requerimientos que tiene del mismo son mayores de lo habitual.

El calcio en el cuerpo humano

  • El calcio es muy abundante en el cuerpo humano.
  • Representa entre el 1.5 y el 2% del peso corporal total de un adulto (entre 900 y 1.300 gramos de promedio).
  • El 99% del calcio se localiza en huesos y dientes.
  • El 1% restante circula por la sangre o se encuentra en los tejidos corporales.

Cuando el calcio en la sangre disminuye

  • Una disminución en los niveles de calcio en la sangre obliga al organismo a tomar el mineral que necesita de los huesos.
  • Por esta razón es importante que el calcio que falta sea compensado con el consumo de alimentos ricos en este elemento.
  • Son ricos en calcio:
    • La leche y sus derivados (lácteos).
    • Las sardinas.
    • El salmón.
    • Las hortalizas de hoja verde.
    • El tofú, el ajonjolí, el amaranto, el perejil y los frutos secos.

Lo más importante: prevenir la pérdida de calcio

  • La mejor manera de prevenir la pérdida de calcio es consumir alimentos ricos en este mineral desde antes de cumplir los 30 años.
  • De esta forma los huesos van a estar fortalecidos y resistirán mejor el envejecimiento.
  • Este principio se debe aplicar tanto en mujeres como en hombres.

¿Quién debe tomar suplementos de calcio?

  • Algunos médicos recomiendan el consumo de suplementos de calcio desde antes de la tercera década de vida, sobre todo a mujeres con deficiencias en su dieta o que han sido madres.
  • Las mujeres durante el climaterio o menopausia (entre los 40 y 50 años): son más eficaces cuando se asocian a la THS (terapia hormonal sustitutiva).
  • En los pacientes que sufren de intolerancia a la lactosa, ya que no pueden consumir productos lácteos.
  • En pacientes con raquitismo.
  • En algunos casos de hipertensión asociada al embarazo, síndrome premenstrual doloroso, enfermedad celíaca, bulimia... En estos casos la prescripción debe ser hecha y controlada de forma estricta por un médico.

Los resultados de un estudio realizado a 36.000 mujeres

  • A pesar de que la administración de suplementos de calcio y vitamina D a mujeres menopáusicas es una práctica habitual, no se había realizado ningún estudio que comparara sus resultados con los de mujeres no tratadas.
  • La mitad de las mujeres recibió una dosis diaria de calcio y vitamina D y la otra mitad un placebo (pastilla que no contiene medicamento alguno).
  • En este estudio, tras un seguimiento de siete años, la diferencia entre unas mujeres y otras no fue lo suficientemente significativa como para justificar los suplementos de calcio y vitamina D, un resultado que los investigadores no esperaban.
  • Aunque se consiguió mejorar la consistencia de los huesos de la cadera, éste sólo se tradujo en un 12% menos de riesgo de fracturas a este nivel.
  • Tampoco disminuyeron los aplastamientos vertebrales ni el número total de fracturas.
  • Sin embargo, tanto los autores como el endocrinólogo del Massacchusets General Hospital (en Boston, EE UU) J. S. Finkelstein, que firma el editorial en la misma revista, estaban a favor de los suplementos, incluso con los pobres resultados obtenidos.
  • Entre los motivos que justificarían en su opinión el aparente fracaso estarían las dosis de vitamina D empleadas, inferiores a las que se recomiendan en la actualidad.
  • Además, a las mujeres que recibieron placebo (pastillas sin medicamento) se les permitió tomar por su cuenta cualquier suplemento que compraran en farmacias o supermercados.
  • Otro de los argumentos esgrimidos es que durante gran parte del tiempo que duró el seguimiento, muchas de las mujeres de uno y otro grupo estaban recibiendo terapia hormonal.
  • La THS, que en la actualidad se ha restringido por el riesgo de enfermedades cardiovasculares, reduce la osteoporosis con lo que podría haber impedido valorar bien la diferencia entre tomar calcio y vitamina D o no hacerlo.
  • El mensaje final es que en las mujeres mayores de 60 años o en aquellas con especial riesgo de osteoporosis, sí estaría justificado el empleo de estos suplementos, incluso sabiendo que, tal y como demuestra la investigación, incrementen ligeramente el riesgo de padecer cálculos renales.

Saber más


Dra. Marta Marnet

CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud y redactores supervisados por la Dra. Marta Marnet (número de registro 19741 en el Colegio de Médicos de Barcelona, España).

Más información sobre el equipo de CCM Salud