0
Gracias

Unas palabras de agradecimiento nunca están de más.

Edad para iniciar las mamografías: un tema en debate

  • Existen diferentes posturas sobre cuándo se debe hacer la primera mamografía.
  • En Europa se recomienda iniciar el programa de detección precoz del cáncer de mama a los 50 años y repetirse cada dos años, a menos que haya antecedentes familiares de cáncer de mama o algún otro motivo que aconseje empezarlas antes.
  • En Estados Unidos se han realizado las pruebas a partir de los 40 años pero después de revisar los datos de seis trabajos médicos independientes actualmente proponen reducir el número de cribados mamográficos y retrasar la edad de inicio a los 50 años.
  • La frecuencia sería cada dos años tal y como actualmente aconseja la Comisión Europea.
  • La duda es si es más perjudicial que beneficioso empezar a esa edad estas revisiones: es una cuestión controvertida.
  • En España no todas las comunidades autónomas tienen el mismo criterio.

Ventajas de la mamografía

  • La mamografía es el principal instrumento para detectar de forma precoz el cáncer de mama.
  • Puede detectar el cánce de mama antes de que se puedan palpar y antes de que causen síntomas.

La situación en España

  • Hay comunidades autónomas cuyos programas de cribado mamario comienzan a los 45 años y otras en las que hasta los 50 no se realiza la primera mamografía ¿A qué se deben estas diferencias?
  • En Navarra, Castilla y León, La Rioja, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Ceuta la campaña de detección precoz se adelanta hasta los 45 años.
  • En todas las comunidades se realiza hasta los 69, excepto en Aragón, donde la última prueba con carácter generalizado se hace a los 64 años.
  • La primera comunidad autónoma en implantarla fue Navarra hace 20 años.

¿Qué es lo que está en discusión?

  • El coste que hay que asumir a cambio de conseguir una reducción de la mortalidad.
  • El coste no se refiere únicamente al coste económico sino sobre todo a las complicaciones que pueden provocar las mamografías sistemáticas en las mujeres menores de 50 años.
  • La efectividad de la prueba en mujeres menores de 50 años sigue siendo objeto de debate.

¿Cada año o cada dos años?

  • Las mamografías sistemáticas practicadas cada dos años mantienen el 81% de los beneficios de las practicadas cada año, pero con menos perjuicios.
  • Cuando se practican con una periodicidad bianual se obtienen casi la mitad de falsos positivos.
  • Por lo tanto se hacen menos biopsias innecesarias y los casos de sobrediagnóstico disminuyen.
  • La mayoría de los tumores mamarios crecen despacio: las mujeres que se practican la mamografía cada dos años no tienen más riesgo de padecer un cáncer avanzado que las que se la realizan cada año.

¿Empezar a los 40 o a los 50 años?

  • Hasta los 49 años hay menos casos de cáncer de mama (representan un 20% del total) y además resultan más difíciles de detectar porque las mamas son más densas.
  • A estas edades, la mamografía es una prueba poco sensible y poco fiable, por lo que parece razonable que, valorando el balance entre los beneficios, los perjuicios y los costes, las campañas de detección sistemática se inicien a los 50.
  • Cuando se inician a los 50 años está demostrada una reducción de la mortalidad por este cáncer entre un 24% y un 29%

El caso de las mujeres de alto riesgo

  • En este caso sí que todos los especialistas se ponen de acuerdo.
  • Cuando una persona tiene tres o más familiares de primer grado con el diagnóstico de cáncer o se han determinado mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 se debe empezar a hacer la mamografía junto con una resonancia magnética nuclear no más tarde de los 35 años.
  • Además cada médico debe valorar cada caso particular e indicar la mamografía a aquellas mujeres con antecedentes familiares, biopsias previas o enfermedades premalignas de la mama.

El problema de los falsos positivos

  • Aparecen especialmente entre los 40 y los 49 años y son debidos a las características de las mamas.
  • Por cada 1.000 mujeres de 40 años que reciben mamografía, se detectan dos casos de cáncer y 98 falsos positivos.
  • Ante estos casos dudosos se tienen que practicar más pruebas para confirmar o no el diagnóstico: ecografías, biopsias cerradas, abiertas...
  • Desde que se hace la mamografía hasta que se confirma el diagnóstico, puede pasar, como mínimo, un mes durante el cual la mujer está llena de dudas e incertidumbres pensando que es portadora de un cáncer.

¿Hasta qué edad se deben practicar las mamografías de depistage?

  • A partir de los 70 años, aunque tampoco hay evidencia de que las campañas de cribado reduzcan la mortalidad por este cáncer, las mamas son más lúcidas y la mamografía sería una prueba diagnóstica más certera.
  • Sin embargo, los tumores a esta edad crecen más lentamente y son menos agresivos.
  • Por eso se duda que realizar la prueba a partir de esa edad aumente la supervivencia.

Una de cada tres mujeres no acude a la cita

  • El 70% de las mujeres que son convocadas para una mamografía de depistage acuden a la cita.
  • Pero todavía una de cada tres mujeres en edad de riesgo no se presenta cuando es convocada para la mamografía de detección.

Saber más

0 Comentario