Antiinflamatorios - Esteroides

Haz una pregunta
Los antiinflamatorios son medicamentos que combaten las inflamaciones. Hay dos tipos principales: los esteroideos y los no esteroideos.


Antiinflamatorio: definición

Los antiinflamatorios esteroideos derivan del cortisol y cortisona. Entre los antiinflamatorios de efecto corto se encuentran prednisona, prednisolona, metilprednisolona; los de efecto intermedio; y los de efecto prolongado, como betametasona o dexametasona, entre otros.

Los antiinflamatorios no esteroideos incluyen a la más famosa, la aspirina.

Antiinflamatorios: indicaciones

Los medicamentos antiinflamatorios tienen numerosas indicaciones médicas. A continuación citamos las principales.


El antiinflamatorio se utiliza en caso de inflamación importante, especialmente en enfermedades crónicas como la artritis reumatoide y algunas alergias graves.

Tiene acción inmunosupresora, que disminuye la eficacia de las defensas del organismo contra una agresión. Una acción útil en caso de enfermedades llamadas sistémicas, por ejemplo, como consecuencia de un trasplante de órganos se utiliza para reducir el rechazo del organismo al órgano nuevo.

También se puede utilizar como tratamiento complementario en algunas quimioterapias.

Antiinflamatorios: efectos secundarios

Los fármacos antiinflamatorios son muy eficaces, pero tienen efectos secundarios. Los principales son los efectos sobre la piel (se deteriora o aparece acné, por ejemplo); aumento de peso; un mayor riesgo de infecciones, debido a la disminución de la inmunidad; trastornos de la visión (cataratas después de tratamientos largos y tomados durante varios meses o años).

También puede aparecer o empeorar la diabetes; problemas digestivos (incluyendo úlceras); aparición o aumento de la hipertensión; debilitamiento de los huesos (osteoporosis); síntomas mentales (hiperexcitación y depresión).

Debido a las reacciones violentas que pueden provocar los antiinflamatorios esteroideos, deben ser prescritos por un médico.

Antiinflamatorios: precauciones

Los medicamentos antiinflamatorios se deben tomar bajo prescripción médica y el paciente debe seguir unas reglas simples y algunas precauciones. Los tratamientos a largo plazo requieren una vigilancia más estrecha.

Es necesario hacer una dieta sin sal y a veces administrar un suplemento de potasio. Si se está tomando medicamentos antiinflamatorios a largo plazo, se debe prevenir la pérdida de hueso mediante suplementos de calcio y vitamina D.

Debemos permanecer alerta en caso de fiebre o sospecha de infección, ya que los antiinflamatorios no esteroideos pueden enmascarar la fiebre. Si debes interrumpir el tratamiento con corticosteroides, déjalos de forma muy gradual.

Foto: © Natan86 – Shutterstock.com
Dra. Marta Marnet

CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud y redactores supervisados por la Dra. Marta Marnet (número de registro 19741 en el Colegio de Médicos de Barcelona, España).

Más información sobre el equipo de CCM Salud