¿Qué debemos hacer ante una crisis epiléptica?

Lo que debemos hacer durante la crisis

Apartar a las personas de alrededor. Las acciones debe dirigirlas una sola persona. Siempre que sea posible debemos estirar a la persona en el suelo para evitar que se caiga y se lesione.

Si la persona es un epiléptico conocido, se está medicando y lleva encima pastillas o tabletas y ha informado de ello a los que se encuentran con él en el momento del ataque, hay que introducirle el fármaco en la boca antes o después de que se produzca la crisis (durante la crisis no tiene sentido porque el proceso digestivo se detiene).

Actuar con cuidado: acercarse al enfermo con precaución ya que, incluso, estirado en el suelo puede desplegar una fuerza inconsciente fuera de lo normal y golpear a las personas que lo rodean sin darse cuenta. Apartar todos los objetos que haya a su alrededor ya que puede alcanzarlos y golpear o golpearse a sí mismo con ellos. Aflojarle el cuello de la camisa o desabrochar la ropa que pudiera causarle opresión.

Siempre que sea colocaremos a la persona de lado para permitir que salga la saliva, la mucosidad y los vómitos si llegaran a presentarse. Colocarle una almohada o una prenda de ropa doblada debajo de la nuca para evitar que se golpee la cabeza contra el suelo. No hay que tratar de trasladar a la persona mientras sufre el ataque: esperar a que el episodio de convulsiones se haya acabado.

Si las convulsiones duran más de 4 minutos, o se sabe con certeza que se trata de una persona diabética o embarazada, se debe avisar a una ambulancia. Cuando haya pasado la crisis la persona no recordará qué le ha pasado y se sentirá muy confuso: no hay que dejarle sólo, porque es posible que tenga amnesia y no recuerde dónde está o dónde vive. Observar la duración y los síntomas de la crisis para poder después informarle al médico.

Lo que NO debemos hacer durante la crisis

  • No es necesario hacerle el boca a boca.
  • No hay que darle ninguna orden al epiléptico ya que no puede escucharnos durante la crisis convulsiva.
  • NO se debe introducir ningún objeto en la boca contrariamente a lo que mucha gente cree.
  • No debemos sacudir ni golpear a la persona epiléptica durante la crisis.
  • La crisis comienza y se interrumpe de forma espontánea.
  • Si las convulsiones aparecen en el contexto de un cuadro febril no se debe sumergir al epiléptico en agua fría ni administrarle friegas de alcohol.
  • No hace falta ponerle alcohol en la frente ya que no tiene ninguna utilidad para controlar la crisis convulsiva y corremos el riesgo de provocarle lesiones si el alcohol entra en contacto con los ojos.
  • No es útil administrarle medicamentos por la boca ya que el epiléptico está inconsciente y no puede tragar.

Después de la convulsión

  • No sacudirlo ni pellizcarlo para que se despierte antes: él mismo se despertará solo.
  • No exigirle que se levante.
  • No hay que administrarle agua ni medicamentos.

¿Cuáles son los signos que deben alarmarnos para acudir a un Centro de Urgencias?

Sólo debemos llamar al médico o llevar al epiléptico a un Centro de Urgencias en los siguientes casos:

  • Si la convulsión dura más de 4 minutos o bien es más larga que las que haya presentado previamente: por esta razón es muy importante CRONOMETRAR EL TIEMPO.
  • Si el enfermo presenta varias crisis convulsivas seguidas sin recuperar la conciencia (a esto lo denominamos estatus epiléptico).
  • Si la crisis es diferente a otras que haya presentado previamente.
  • Si la persona ha sufrido algún traumatismo durante la convulsión.
  • Si después de la convulsión no se restablece la respiración normalmente.

Saber más

Haz una pregunta
CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud.
El documento « ¿Qué debemos hacer ante una crisis epiléptica? » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.