Dar el biberón al bebé

Septiembre 2017
Alimentar al bebé con biberón le permite crecer y desarrollarse armoniosamente. Las madres que eligen el biberón para sus bebés deben tranquilizarse y no culpabilizarse por no amamantarlo. Las leches infantiles responden perfectamente a las necesidades nutricionales del bebé y sus propiedades se aproximan a las de la leche materna. Por otra parte, están enriquecidas con vitaminas, hierro y calcio.




Consejos para la alimentación con biberón

Los consejos para alimentar al bebé con biberón son idénticos a aquellos proporcionados para amamantar con el pecho: estar tranquila, bien dispuesta, darle el biberón en un sitio tranquilo, hablarle o cantarle una canción.....

¿Qué leche dar al bebé ?

Las leches del 1er año, todavía llamadas "leches infantiles", son las que están destinadas a los bebés durante los primeros meses de vida. Su composición es muy próxima a la leche materna. Los biberones responden a la necesidad de succión del bebé. Estas leches se pueden dar a los bebés hasta el 6 mes más o menos, hasta que coma una comida completa sin leche cada día.
Existen leches infantiles específicas destinadas a los bebés que tienen problemas de digestión o de alergias. Las leches de la 2ª edad aseguran el crecimiento del bebé entre los 5/6 meses hasta el primer año de vida. Están enriquecidas con ácido linoleico, hierro, calcio y vitaminas y se pueden iniciar cuando el bebé es capaz de tomar una comida completa sin leche cada día, es decir, hacia el 6º o 7º mes, pero nunca antes del 4º mes. La cantidad debe ser, como mínimo, de 500 ml al día hasta el año como mínimo.
Las leches para el crecimiento a partir del 1er año hasta el 3º aproximadamente. Estas leches están enriquecidas con hierro y ácidos grasos esenciales.

La Vitamina K : si el bebé es alimentado con leche infantil desde el nacimiento, se le darán dos tomas de Vitamina K en el transcurso de los primeros días de vida. Las leches infantiles son suficientemente ricas en Vit. K. La Vitamina D puede administrarse si el médico lo considera oportuno.

¿Cómo preparar un biberón ?

Es importante lavarse bien las manos antes de preparar un biberón. Hay que calentar el agua sola: es aconsejable utilizar agua mineral, poco mineralizada, con ph neutro y previamente hervida. Las botellas de agua deben conservarse en la nevera y utilizarlas sólo durante 48 horas después de haberlas abierto. Hay que llenar el biberón con la cantidad de agua recomendada y añadir la leche en polvo utilizando el medidor. Se añaden el número de medidas correspondientes siempre al raso y sin comprimir el contenido. Utilizar exclusivamente el medidor contenido en el bote y rellenar sin apretar dejándolo al raso con un cuchillo, por ejemplo. Por cada 30 ml de agua hace falta una medida rasa de leche en polvo. Hay que asegurarse que la temperatura del biberón esté entre 35 y 37 grados depositando algunas gotas de leche sobre el reverso de la mano para comprobar la temperatura. Mezclarlo todo agitándolo y verificar que la temperatura no sea demasiado elevada de la misma forma que en el paso anterior. No añadir azúcar. Un biberón no se prepara de antemano: debe prepararse justo antes del consumo y hay que tirar el resto que el bebé no haya consumido. El agua mineral debe especificar que sea " conveniente para la preparación de la alimentación de los niños de pecho ".

La esterilización de los biberones

Es aconsejada por numerosos médicos hasta los 4 meses aproximadamente.
Para hacer la esterilización en caliente hay que poner los biberones en el esterilizador y retirarlos alrededor de 15 a 20 minutos después con unas pinzas. Es posible esterilizar hasta 8 biberones a la vez. Cuando se utiliza el hervido hay que sumergirlo en agua hirviendo en una cacerola o en una olla durante 15 o 20 minutos.
Para la esterilización en frío se ponen el biberón, las tetinas y los manguitos en un recipiente, se vierte agua fría y se añade un comprimido antiséptico. Se debe esperar a que actúe durante unos 30 minuntos. La solución desinfectante permanece activa unas 24h, lo que permite dejar los biberones de esta forma hasta su utilización.
No hay que olvidar tapar bien el biberón y agitarlo hasta la disolución completa del polvo. Hay que poner y fijar la tetina. Las tetinas para neonatos aconsejadas hasta las 4 o 6 semanas tienen un caudal más pequeño para permitir al bebé beber pequeñas cantidades de leche. Las tetinas de poco caudal aconsejadas a partir de las 6 u 8 semanas son las que vienen habitualmente en los biberones.
Las tetinas rápidas se aconsejan a partir de los 6 meses aproximadamente, cuando se introducen alimento semisólidos como las harinas, por ejemplo. Los biberones pueden no ser esterilizados a condición de que estén bien lavados y preparados. No se recomienda utilizar microondas para evitar riesgos de sufrir una quemadura y no cerrar demasiado fuerte el biberón para evitar que la tetina quede presionada y el bebé deba hacer un mayor esfuerzo para succionar. Hay que lavarse las manos, no tocar nada que pueda entrar en contacto con la boca y no poner los dedos en la tetina.
No preparar nunca un biberón si no va a ser administrado en el momento. Una botella de leche abierta se conserva un máximo de 24h en el frigorífico y todo biberón no consumido debe ser tirado.
Todos los bebés no beben las mismas cantidades de leche, algunos necesitan más que otros. No hay que forzarlos.
Hay que limpiar bien los biberones, las tetinas y los capuchones después de las comidas y quitar bien los restos de leche que pueden transformarse en verdaderos nidos de microbios. Nunca hay que dar biberones ya empezados.

El número de biberones y las cantidades a dar

Las cantidades varian en función de la talla, del peso y del apetito del bebé. Un bebé se alimenta cuando tiene hambre, en el transcurso del día o de la noche. Un bebé que tiene hambre suele llorar y gritar cada vez más fuerte. El ritmo de los biberones no es siempre regular y los horarios del biberón deben adaptarse al bebé y deben ser flexibles. Si el bebé gira la cabeza cuando toma su biberón significa que seguramente la cantidad propuesta es demasiado grande, por lo que no hay por qué inquietarse. Las primeras semanas el bebé come cada 3 o 4 h y toma de 5 a 7 biberones en 24h. Vuestro médico os indicará las cantidades y el ritmo de los biberones.

Un ejemplo del ritmo de los biberones puede ser el siguiente: de 6 a 7 biberones de 90 ml cada uno ( 3 medidas de 30 ml) las 4 primeras semanas, 6 biberones de 1 a 2 meses, 5 biberones de 2 a 4 meses, 3 biberones de 5 a 6 meses y 2 biberones de 7 meses a 1 año. Un bebé que llora mucho después de haber tomado su biberón puede que no haya comido lo suficiente. Hay que comprobar que la tetina no esté taponada.

Como dar biberón a un bebé recién nacido

Lo primero es elegir correctamente la fórmula adecuada (puedes consulta con el pediatra) y comprobar la fecha de caducidad. Hay que esterilizar los biberones nuevos. Preparar el biberón siguiendo las instrucciones para mezclar la fórmula: cuando se trata de una fórmula líquida, revisa si necesitas diluirla antes. La mayoría de las leches vienen en polvo o en forma concentrada y necesitan ser mezcladas con agua. Hay fórmulas disponibles listas para usar, pero son más caras.
Lavarse las manos antes de preparar la fórmula o de alimentar al bebé. Si debes diluirlo utiliza agua embotellada. Para calentar el biberón puedes ponerlo en un tazón con agua tibia o usar el chorro de agua tibia (nunca debes utilizar el microondas para calentar un biberón de leche materna ni de fórmula). En el mercado también se puede comprar un calentador de biberones.
Hay que sostener al bebé de forma adecuada, en un ángulo de 45 grados, sosteniendo al bebé en una posición semierguida y aguantando su cabeza. Si oyes sonidos fuertes de succión cuando esté bebiendo puede que ser que esté tragando demasiado aire: inclina el biberón de forma que la boquilla y el cuello del biberón siempre estén llenos de leche o fórmula. Nunca apoyes el biberón contra la boca del bebé porque podrías provocar su ahogamiento. No se debe dar el biberón acostada, la madre siempre debe estar sentada.

La posición correcta para dar el biberón

Dar el biberón representa un momento importante de ternura entre el bebé y su madre. Hace falta estar tranquila y bien dispuesta a fin de que este momento privilegiado se desarolle en las mejores condiciones posibles. Como cuando se dá el pecho es importante elegir un lugar tranquilo e instalarse cómodamente en un sofá, apoyando la espalda sobre un cojín.
La inclinación del biberón es importante para que el bebé mame verdaderamente y no chupe simplemente: la correcta inclinación está indicada con la aparición de pequeñas burbujitas de aire en el biberón. La tetina debe estar siempre llena para que el bebé no trague aire que pueda provocarle cólicos y regurgitaciones.

Limpiar el biberón y la tetina

Para ello hay que utilizar agua, jabón y un cepillo. Se puede añadir sal gruesa para despegar los restos. Hay que cepillar el interior y el exterior del biberón y frotar bien el lugar en donde se vacía y se encastra la tetina. También se debe limpiar la tapa. El médico o el pediatra le ayudarán en la elección de la leche.

Como dar biberón a un bebé que no quiere: acostumbrar al bebe al biberón

Si tu bebé ha recibido el pecho en sus primeros meses de vida tanto la textura que ofrece el biberón como la técnica de succión que se requiere para usarlo es diferente a lo que ha estado acostumbrado tu bebé. Al principio le puede resultar difícil acostumbrarse a toda esta novedad y es posible que lo rechace. Esta situación es normal y no hay que ponerse nerviosa: hay que darse el tiempo necesario hasta que el bebé acepte el biberón. Este proceso puede durar unos días. Si la madre ha de volver a trabajar lo mejor es ofrecer el biberón al bebé entre 2 y 3 semanas antes y así tendrás tiempo de ir probando distintas estrategias.
Antes de empezar puedes dejar que el bebé juegue con el biberón y la tetina para que los descubra. Se recomienda que se empiece con el biberón al final del día, cuando lo hayas alimentado normalmente con tu pecho: llena el biberón con muy poca cantidad de leche materna, no más de 15 ml. y no se lo dés tú: es mejor que lo haga otra persona, ya sea el padre o cualquier otra persona de tu confianza. Si con la tetina que le das no consigue succionar, cámbiala por una parecida a la que tiene en el chupete, del mismo material para que la sensación sea similar. También puedes calentar la tetina con agua tibia para que tenga la misma temperatura que el pecho materno. Si el bebé es muy pequeño empieza probando con una tetina de flujo lento (las convencionales pueden soltar la leche muy rápido y pueden provocar que se atragante y lo encuentre desagradable). Prueba diferentes posiciones a ver cómo reacciona o/y pruebar darle la leche a distintas temperaturas para encontrar la que más le guste. En caso de que lo rechace cálmalo y prueba nuevamente hasta tres veces seguidas antes de desistir (tras la última vez que lo rechace espera al menos 10 minutos para darle el pecho). Espera una o dos horas después de amamantarlo y ofrécele nuevamente el biberón. En caso de que no haya forma de que el niño acepte el biberón, antes de modificar alguno de los elementos debes intentarlo durante algunos días (al menos dos): si cambias con mucha frecuencia de tetina o de técnica sólo conseguirás confundir y frustrar más al bebé.

Mi bebé rechaza el biberón: trucos para que el bebé acepte el biberón

Es muy importante retirar la leche materna de forma progresiva y tener mucha paciencia. No se debe esperar a que el bebé tenga mucha hambre para darle el biberón pensando que así lo aceptarán: es un error y debes probar con el biberón cuando el niño esté dispuesto, activo y de buen humor, no con hambre y llorando. Hay que tener en cuenta que hay bebés que nunca aceptan el biberón porque, simplemente, no les gusta. En ese caso se puede probar una taza de entrenamiento o sippy cup, un vasito antiderrames que utilizan los bebés y los niños pequeños.

Dar biberón al bebé dormido

No es recomendable dar el biberón a los bebés mientras duermen ya que favorece la aparición de las llamadas "caries del biberón". Esto se debe a que el efecto limpiador de la saliva disminuye y sus dientes están desprotegidos ante el alto contenido de azúcar que concentran en la boca. La grasa que contiene la leche materna tiene un efecto que protege los dientes. Además cuando el bebé toma el biberón acostado puede pasar algo de leche a estas trompas de Eustaquio, irritarlas y favorecer así una infección u otitis.

Mi bebé no quiere biberón y tengo que trabajar

La madre no tiene que culpabilizarse por esta situación. Para afrontarla hay que tener paciencia. Si ya le has dado de lactar a tu bebé durante un tiempo determinado y ahora llega el momento de pasar a otra etapa y empezar a trabajar el cambio debe ser gradual, lleno de amor y paciencia para que ninguno de los dos se frustre. El consejo principal es que se debe retirar la leche materna de forma progresiva e ir introduciendo el biberón poco a poco y con paciencia.



Foto: © 123rf_19631876_subbotina.jpg

Consulta también


Biberon - Bébé - Comment lui donner ?
Biberon - Bébé - Comment lui donner ?
Bottle feeding baby
Bottle feeding baby
Flaschennahrung
Flaschennahrung
Última actualización: 14 de septiembre de 2017 a las 11:46 por DRA. MARNET.
El documento «Dar el biberón al bebé» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.