Asma y viaje en avión: Medidas de precaución

Julio 2017


Los viajes en avión pueden representar un riesgo para los asmáticos. Consultar con su médico antes de un viaje, sobre todo en caso de realizar un vuelo largo, es indispensable, particularmente cuando una persona asmática sufre molestias los días precedentes al viaje. En efecto, las urgencias por una patología respiratoria representan la tercera causa de problemas de salud durante un viaje en avión.

Factores de riesgo


Los asmáticos deben conocer los factores de riesgo que podrían agravar su asma durante un viaje en avión.

Estrés


El estrés provocado por un viaje en avión puede representar un factor de riesgo que desencadena una crisis de asma. En efecto, todo viaje representa para la mayoría de las personas, sean asmático o no, una fuente de angustia que podría ser la causa de una crisis de asma antes del despegue o durante el vuelo.

Ventilación y climatización


La ventilación y la climatización representan otros dos factores de riesgo para los asmáticos. Es recomendado evitar encender el aire acondicionado situado por encima de su asiento y cubrirse bien, sobre todo durante vuelos largos.

Infección


La presencia de una infección por ejemplo como una sinusitis o una bronquitis puede representar un factor de riesgo de agravación del asma.

Alergias alimentarias


Hay que ser prudente si el asma es debido a una alergia alimentaria. En este caso, puede ser aconsejado evitar comer durante un vuelo de distancia media o llevar una bandeja de comida durante un vuelo largo. Una receta deberá especificar todos los criterios de esta alergia alimentaria así como los medicamentos necesarios que hay que llevar durante el viaje.

Cambios de presión


Los cambios de presión también pueden representar un factor que inician una crisis de asma en una persona predispuesta.

Contraindicaciones al viaje en avión


Un asmático no podrá viajar en avión, salvo opinión médica contraria, si presenta una crisis severa algunos días precedentes al viaje o si su asma está mal equilibrado desde hace algunas semanas. En efecto, el riesgo de que se agrave la crisis es mayor durante el vuelo. En este caso, acceder a los servicios de urgencia será imposible.

Medicamentos


El asmático o los padres de un niño asmático llevarán en el vuelo, un broncodilatador que utilizarán en caso de crisis así como tabletas de corticoides en caso de una agravación de la crisis de asma. Por otra parte, los inhaladores no pueden ser dejados en el equipaje ya que la despresurización puede vaciarlos.

Llevar una receta durante el vuelo


Es importante llevar consigo durante el paso en aduana y en el avión la receta que precisa los medicamentos que pueden ser llevados a bordo en el avión. En efecto, la mayoría de las compañías aéreas no dejan que los pasajeros lleven medicamentos sin una prescripción médica.

Es también aconsejado hacer traducir la receta al inglés si viajas en una compañía anglófona y especificar bien el nombre del genérico si este es prescrito. Por otra parte, también es aconsejado prevenir a la tripulación del avión.

Seguridad


No olvide portar la tarjeta europea de seguro de enfermedad que permite beneficiarse de un tratamiento de cuidados si sale a un país europeo y verificar que se suscribió a un seguro de viaje multirriesgos con repatriación sanitaria.


Foto: Vsurkov - Fotolia.com

Saber más

Consulta también

Artículo original escrito por . Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 26 de junio de 2014 a las 03:36 por Carlos-vialfa.
El documento «Asma y viaje en avión: Medidas de precaución» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.