Embarazo y hepatitis C

Julio 2017


La hepatitis C es una enfermedad hepática frecuentemente diagnosticada a raíz del hallazgo de elevación leve a moderada de las transaminasas en un paciente asintomático. La vía de transmisión más frecuente es la transfusión de sangre. Las pacientes infectadas por el virus de la hepatitis C frecuentemente son asintomáticas y se detectan por el hallazgo de elevación de transaminasas leve a moderado, en el rango de 1 a 10 veces el valor máximo normal.
La hepatitis C es una enfermedad hepática crónica causada por un virus RNA capaz de transmitirse por vía vertical al recién nacido en aproximadamente el 5% de las embarazadas infectadas.
Esta infección no afecta en forma significativa el curso del embarazo ni el pronóstico del recién nacido. No hay tratamiento antiviral específico durante el embarazo. No hay evidencias de que la vía del parto o la ausencia de lactancia disminuyan este riesgo. El pronóstico del recién nacido infectado es favorable.

¿Qué pasa durante el embarazo?

Durante el embarazo a menudo disminuyen los niveles de transaminasas séricas en las pacientes con hepatitis C. Aproximadamente la mitad de las pacientes infectadas tienen transaminasas elevadas al inicio del embarazo, proporción que baja al 7% en el tercer trimestre. Por esta razón, el hecho de observar transaminasas normales durante el embarazo en una paciente con factores de riesgo para infección por virus C no descarta en absoluto la enfermedad. A pesar de esta normalización de transaminasas, algunos estudios han sugerido que el embarazo produce aumento de la actividad inflamatoria hepática en las pacientes infectadas.

¿Qué examen se debe hacer?

La determinación de anticuerpos anti-hepatitis C es altamente sensible. Un examen negativo descarta, en la práctica, la enfermedad.

Los anticuerpos en el recién nacido

Los anticuerpos maternos son detectables en el recién nacido de una madre infectada, aún cuando no haya transmisión vertical del virus, por lo que en niños nacidos de madres infectadas, la serología debe realizarse no antes de los 15 meses de vida.
Una serología positiva debe confirmarse con un examen adicional. Actualmente el más utilizado es la detección del RNA viral circulante mediante PCR (polymerase chain reaction).

Transmisión vertical

El virus de la hepatitis C no traspasa la barrera placentaria, y su transmisión, cuando ocurre, es en el período perinatal. La transmisión vertical se define convencionalmente como la persistencia de anticuaerpos anti-hepatitis C en el recién nacido por más de 12 meses.
Entre las condiciones que se asocian a un riesgo aumentado de transmisión, el más importante es la coinfección con virus de la inmunodeficiencia humana (HIV). Este factor aumenta el riesgo de transmisión a un 22%. Otro factor que aumenta el riesgo es una mayor carga viral. La lactancia materna no se relaciona al riesgo de transmisión vertical.

El parto

La vía del parto es un tema controvertido en la infección por hepatitis C. Algunos estudios han demostrado una mayor frecuencia de transmisión en parto por cesárea que vaginal (32 versus 6%). Sin embargo probablemente esto se deba a que un gran porcentaje de estas pacientes estaba coinfectadas por el HIV. En pacientes HIV-negativas, el riesgo parece ser similar entre la vía vaginal y cesárea. En la práctica, se aconseja a realizar cesárea sólo por indicaciones obstétricas en estas pacientes.

Tratamiento

No existe un tratamiento antiviral específico para la hepatitis C durante el embarazo. La terapia recomendada actualmente (combinación de peginterferon y ribavirina) está contraindicada durante el embarazo. Tampoco existe ninguna intervención profiláctica (inmunoglobulinas o antivirales) en el recién nacido que disminuya la probabilidad de transmisión.

Pronóstico

No hay evidencias de que la infección por hepatitis C produzca un aumento del riesgo de complicaciones del embarazo, particularmente la enfermedad hepática se mantiene clínicamente estable y no hay aumento del riesgo de malformaciones fetales.
Los recién nacidos de madres infectadas que adquieren la infección generalmente tienen un curso benigno, son asintomáticos y tienen transaminasas normales o levemente elevadas durante la infancia. El pronóstico a largo plazo no es conocido, pero es posible que sea similar al de los niños que adquieren la infección por transfusiones tempranamente en la vida.

¿Qué se le debe hacer a una mujer embarazada con serología positiva para Hepatitis C?

  • Determinar el RNA circulante (PCR).
  • Hacer un análisis de los factores de riesgo (transfusiones, drogas intravenosas, conductas de riesgo sexual, etc.)
  • Hacerle una serología de HIV y de hepatitis B
  • Revisar a la pareja sexual y a los hijos anteriores
  • Hacer unas pruebas hepáticas y albuminemia: es muy poco frecuente encontrar enfermedad hepática avanzada (cirrosis) en pacientes embarazadas con hepatitis C. Las transaminasas deben repetirse 6 meses después del parto.
  • Determinar la carga viral (opcional)
  • El embarazo también debe ser supervisado por un hepatólogo
  • La decisión de la vía del parto no debe ser alterada por la presencia de esta infección
  • Se recomienda evitar el monitoreo fetal invasivo y la ruptura de membranas prolongada
  • No hay indicación para suspender la lactancia materna
  • Deben determinarse anticuerpos anti-hepatitis C en el recién nacido a los 15 meses. La determinación de RNA por PCR en 2 ocasiones (entre los 2 y 6 meses) es una alternativa para el diagnóstico más precoz de la infección en el recién nacido

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 7 de agosto de 2014 a las 19:40 por DRA. MARNET.
El documento «Embarazo y hepatitis C» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.