El parto

Haz una pregunta
Las contracciones, la pérdida de líquido de la vagina, calambres en el abdomen o dolor en la espalda baja son las señales que anuncian el inicio del trabajo de parto.


El parto normal

Se define como parto normal aquel que comienza de forma espontánea y se desarrolla sin mayor problema hasta el alumbramiento. El bebé nace en posición cefálica entre las semanas 37 y 42. Después de dar a luz, tanto la madre como el niño se encuentran en buenas condiciones.

Definición de parto según la OMS

La Organización Mundial de la Salud define la partería como la atención dirigida a las mujeres embarazadas, antes y después del parto, además de los cuidados médicos que debe recibir el bebé recién nacido. El objetivo de la organización es informar y capacitar al personal médico y a las madres para evitar los partos prolongados y sus consecuencias.

Clases de parto

Las clases de preparación al parto proporcionan información a la futura madre sobre todos los temas relacionados con el parto, como las técnicas de respiración y relajación, el control del dolor, el parto vaginal y el parto por cesárea. Además, se pueden resolver dudas respecto al parto, cambiar los hábitos y superar los miedos.

Los futuros padres, especialmente aquellos que son primerizos, suelen comenzar las clases de preparación al parto durante el tercer trimestre del embarazo, hacia el séptimo mes. Pero otros modelos de preparación comienzan antes o después. Suelen constar de clases teóricas, prácticas y ayuda psicológica. Estos cursos no solo tratan temas relacionados con el parto, sino también con el puerperio y el cuidado del bebé.

Tipos de partos

El parto por vía vaginal de un primer hijo suele durar entre 8 y 14 horas, aproximadamente, a veces incluso más. Los partos de los siguientes hijos suelen durar menos tiempo, de 4 a 7 horas, por lo general.

El parto normal con anestesia es un tipo de parto por vía vaginal pero que, a diferencia del parto natural, se aplica anestesia y medicamentos para el dolor. Utilizar o no algún tipo de analgésico durante el parto depende de la mujer y sus circunstancias personales.

El parto natural es aquel parto por vía vaginal que no utiliza medicamentos porque comporta riesgos mínimos.

El parto en el agua es un parto natural que tiene lugar en el agua cuando la madre ya ha superado las dos etapas previas al nacimiento, la dilatación y el encajamiento. En esta modalidad de parto, la higiene es lo que más preocupa a las mujeres, es importante saber que está libre de infecciones. El agua caliente ayuda a calmar los dolores y el bebé nace muy relajado.

El parto en cuclillas es un parto natural en el que la mujer se coloca en posición de cuclillas, que facilita el descenso del bebé y permite un nacimiento más rápido, precisamente porque la madre recibe la ayuda adicional de la fuerza de gravedad.

Cuándo se debe realizar una cesárea

La cesárea está indicada cuando el bebé viene con los pies o nalgas hacia abajo, en posición transversal o cuando se presentan situaciones de urgencia como una tensión fetal, una cavidad pélvica menor al tamaño del bebé, un sangrado vaginal o infecciones virales activas que afecten al cuello uterino. Se realiza una incisión en la pared del abdomen y en el útero para sacar al bebé.

Cuáles son los primeros síntomas del parto

Las manifestaciones que indican que el parto está a punto de producirse son la pérdida y la expulsión del tapón mucoso que bloquea el cuello del útero con la aparición de coágulos de sangre; la disminución de los movimientos del bebé y sus pataditas; y la pérdida de líquido amniótico con la ruptura de la bolsa amniótica que a veces puede provocar una verdadera inundación.

Las contracciones también son diferentes a las que se sienten normalmente, ya que se vuelven más regulares, frecuentes, intensas y largas. Duran entre 5 y 10 minutos a lo largo de media hora y se producen en la parte baja del abdomen, que se pone tenso y se relaja, o en la parte baja de la espalda.

Hay que ir a la clínica en cuanto la bolsa amniótica se rompe para evitar una posible infección. La aparición de un sangrado importante o de un líquido de color anormal amarillento, verde o negro representa una situación de verdadera urgencia y requiere una rápida llegada al hospital.

El proceso del parto

La ruptura de aguas corresponde a la pérdida de líquido amniótico por la vagina, situación que anuncia el inicio del parto. Puede salir poco líquido o una verdadera inundación. Cuando esta etapa se desarrolla de forma normal, el líquido es transparente, blanquecino o rosado. Un color diferente (amarillento, verde o negro) corresponde a una situación de urgencia.

Cuánto duran las contracciones en el trabajo de parto

Las contracciones son regulares, aparecen cada 12 o 15 minutos. Después se aceleran y aparecen cada 5 o 10 minutos. Si las contracciones aparecen cada 5 o 10 minutos durante una media hora para una mujer que dará a luz a su primer hijo, es necesario dirigirse rápidamente a la clínica u hospital.

Este periodo puede ser largo, difícil y doloroso. Por lo general, la madre está acostada y reposa sus pies sobre dos estribos. Los ejercicios aprendidos a lo largo de los cursos de preparación al parto permiten una respiración eficaz, indispensable para soportar mejor esta etapa.

El ritmo de las contracciones y el ritmo cardiaco del bebé se controlan gracias a la instalación de monitores. Se coloca un cinturón equipado con dos sensores sobre el abdomen de la madre. Un sensor permite vigilar los latidos del corazón del bebé y el otro, el ritmo y la intensidad de las contracciones uterinas. Los sensores están conectados a un aparato que permite visualizar dos curvas que estudian estos dos parámetros. La constatación, por ejemplo, de una disminución de la actividad cardiaca del bebé puede atestiguar un sufrimiento fetal.

Cuántas dilataciones tiene que tener una mujer para dar a luz

El trabajo de parto consiste en la apertura progresiva del cuello del útero por el efecto de las contracciones uterinas. La dilatación del cuello representa la fase más larga del parto. Se mide en centímetros con ayuda del tacto vaginal y comienza cuando el cuello se acorta y continúa progresivamente. La dilatación permite al cuello abrirse con el fin de dejar paso al bebé. El objetivo es llegar a los 10 centímetros de dilatación. El cuello se dilata aproximadamente un centímetro por hora. Los 5 primeros centímetros son los más largos en producirse.

Las contracciones ayudan al cuello a dilatarse. El ritmo de las contracciones se acelera cuando la dilatación llega a los 7 cm. Estas pueden volverse más intensas y más rápidas. La bolsa amniótica se rompe en general a los 5 cm de dilatación. Durante el proceso de la dilatación, las contracciones son cada vez más largas y se vuelven más fuertes. Con cada contracción, la comadrona estimula a la madre, le pide que empuje fuerte aplicando los métodos aprendidos a lo largo de las sesiones de preparación al parto.

La madre se recupera al retomar la respiración cuando la contracción ha pasado. Los últimos centímetros de dilatación son los más difíciles y los más dolorosos, excepto cuando se aplica anestesia epidural. El descenso del niño se lleva a cabo de forma paralela a la dilatación. El bebé puede ser expulsado cuando la dilatación llegue a los 10 cm.

El parto y sus etapas

La última fase corresponde al periodo comprendido entre la dilatación completa del cuello y la llegada del bebé. Puede prolongarse otros 20 o 30 minutos, incluso durante una hora o más —especialmente entre las madres que dan a luz por primera vez— hasta que pase la cabeza del bebé. Las contracciones son cada vez más irregulares y ligeras. Durante cada empujón, las contracciones se aproximan, se intensifican y se generalizan por el útero. Cada empujón alivia los dolores, sin necesidad de anestesia epidural.

La mamá utiliza en este instante los consejos de la preparación para el parto. Debe escuchar atentamente a la comadrona, empujar con todas sus fuerzas a cada contracción y bloquear su respiración concentrándose en su útero: inspirar, bloquear, empujar son las tres actitudes habitualmente recomendadas. La comadrona permite prolongar el esfuerzo, parar y después volver a empezar. Estos ejercicios se practican a lo largo de cada contracción, volviendo a empezar en el curso de las siguientes hasta que la cabeza del bebé esté lo suficientemente fuera.

Qué es el periodo expulsivo en el parto

Los esfuerzos al empujar permiten al bebé superar la parte situada entre la vagina y el perineo, comprendida entre el ano y el orificio de la vagina. Los esfuerzos al empujar deben terminar para que el bebé salga lo más lentamente posible. Cuando la cabeza está fuera, las contracciones son suficientes para permitir la salida de los hombros y del resto del cuerpo. El médico o la comadrona liberan la cabeza del niño que aparece en primer lugar. Luego aparecen progresivamente los hombros y todo el cuerpo del niño.

El bebé emite su primer grito. En general, se coloca el bebé sobre el vientre de la madre mientras se corta el cordón. Este primer contacto entre la madre y el bebé puede prolongarse. Inmediatamente se le aplican los primeros cuidados al bebé.

Alumbramiento o expulsión de la placenta

De 15 a 20 minutos después de la llegada del bebé, el útero se contrae violentamente. La placenta se desprende y se expulsa. Debe ser examinada por la comadrona, quien verifica que ha sido expulsada por completo y que no quedan restos en el interior del útero. La persistencia de fragmentos de placenta dentro del útero podría provocar una infección o una hemorragia.

Las dos horas siguientes al parto se controla a la madre y al bebé en la sala de partos durante dos horas, aproximadamente. Durante esta fase se vigila sobre todo la tensión arterial, el pulso, la temperatura y el sangrado vaginal. La comadrona ayuda a la madre que desea dar leche por primera vez.

Cuántos días estás en el hospital después del parto

La duración de la estancia en la clínica es cada vez más corta. La salida precoz, antes de los 3 días cumplidos, puede conllevar consecuencias tanto para la madre como para su bebé, especialmente para las madres primerizas, que viven solas o en condiciones sociales desfavorables. Hace falta tener en cuenta el estado psicológico de la madre antes de darla de alta. Un estado frágil puede provocar consecuencias para el bebé. Una madre puede oponerse a salir demasiado rápido si no se siente preparada y si no tiene una estructura que permita vigilar tanto su estado como el de su bebé.

Foto: © Iakov Filimonov – Shutterstock.com
Dra. Marta Marnet

CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud y redactores supervisados por la Dra. Marta Marnet (número de registro 19741 en el Colegio de Médicos de Barcelona, España).

Más información sobre el equipo de CCM Salud

Última actualización: 28 de mayo de 2018 a las 03:41 por Laura García.

El documento «El parto» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.