Enfermedad de Lyme - Causas, síntomas y tratamiento

Julio 2017

La enfermedad de Lyme es provocada por la Borrelia burgdorferi, bacteria patógena que se transmite durante una picadura de garrapata. Las personas afectadas son a menudo picadas cuando se pasean en los bosques. Debido a las complicaciones severas que pueden aparecer, particularmente neurológicas o cardiológicas, la enfermedad de Lyme debe tratarse inmediatamente.


Causas

La enfermedad de Lyme es provocada por una bacteria patógena, Borrelia burgdorferi, que se transmite durante una picadura de garrapata.

Síntomas

Los miembros inferiores, los muslos y las piernas, son los más afectados por las picaduras de garrapata. Pero todas las partes del cuerpo, incluso el cuero cabelludo pueden ser afectadas. La enfermedad de Lyme evoluciona en varias etapas que difieren según cada persona afectada. 3 etapas más o menos largas pueden ser observadas.

Etapa 1

Las manifestaciones cutáneas (Eritemas migratorios), que representan la mayoría de las veces las primeras manifestaciones de la enfermedad que afectan a más del 75 % de las personas afectadas, pueden aparecer alrededor de 3 días hasta un mes después de la picadura de garrapata. El Eritema empieza en el lugar donde ocurrió la picadura de la garrapata y se parece a una forma de mácula eritematosa de alrededor de 5 cm, no dolorosa, que es centrada con respecto a la picadura.

Una sensación de calor aparece la mayoría de las veces pero no es acompañada por picores cutáneos. Esta lesión puede pasar a veces inadvertida. Un anillo rojo a menudo aparece alrededor de la mancha central.

Aproximadamente el 20 % de las personas afectadas no presenta erupción cutánea y no recuerdan haber sido picadas.

Esta lesión se extiende rápidamente al cabo de algunos días pero desaparece en aproximadamente 7 días si un tratamiento ha sido prescrito evitando así la aparición de complicaciones.

La erupción puede acompañarse de síntomas que evocan un síndrome gripal como cansancio, temperatura elevada, dolores musculares, dolores de cabeza, escalofríos, arthralgias, así como la presencia de un aumento de volumen de los ganglios linfáticos.

Etapa 2

Entre los síntomas susceptibles de producirse en el transcurso de la segundo etapa de la enfermedad, encontramos una debilidad o un cansancio extremo, dolor y una rigidez articulares intensos, dolores de cabeza, debilidad al nivel de los músculos de la cara, una irritación de los ojos, erupciones cutáneas y una irregularidad del ritmo cardíaco.

Si la enfermedad continúa progresando, entrará a la tercera etapa. En ausencia de tratamiento, la enfermedad de Lyme continúa evolucionando y afectando cada vez más órganos. Pueden aparecer, trastornos del sueño, episodios de taquicardia, una agravación del cansancio, dolores musculares cada vez más invalidantes, dolores durante la masticación, problemas de la vista, dificultad en efectuar esfuerzos físicos, dolores en los brazos, la espalda y las piernas.

Etapa 3

En el transcurso de la etapa 3 de la enfermedad de Lyme, que puede prolongarse durante años, las manifestaciones presentes en el transcurso de la etapa 2 se agravan pero aparecen además de otras numerosas manifestaciones.


Puede aparecer la artritis de Lyme que corresponde a brotes de artritis reincidentes de evolución crónica. Puede aparecer al cabo de 4 a 6 semanas, una neuroborreliosis que provoca dolores violentos y parestesia, es la mayoría de las veces nocturno, aparece en trayectos nerviosos situados alrededor de la picadura de garrapata. Una meningitis linfocitaria también pueden observarse así como una afección de los nervios craneales con una parálisis facial periférica. Pueden aparecer problemas de la vista, de la orientación y de la concentración, pérdidas de memoria, episodios agresivos así como una depresión. El eritema migratorio, EM, continúa evolucionando. Episodios de taquicardias así como trastornos del ritmo cardíaco pueden aparecer. Episodios de ahogo, de opresión y de tos también pueden aparecer.

En el transcurso de esta fase, no es raro ver aparecer episodios de infecciones urinarias, dolores intestinales y diarreas. Los dolores musculares se agravan y se extienden a los tendones que vuelven la vida cotidiana cada vez más desventajosa. Aunque no son frecuentes, pueden aparecer infiltrados corneales, una uveitis anterior o una parálisis oculomotriz.

Los síntomas cutáneos se transforman y continúan extendiéndose y modificándose. La piel se vuelve violácea incluso casi un color negro, se edematiza y se debilita para volverse delgada y atrofiada. Luego, aparecen lesiones características de la acrodermatitis crónica atrofiante o la enfermedad de Pick-Herxheimer y el linfoma cutáneo benigno.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Lyme se basa en la noción de exposición a picaduras de garrapatas que aparecen en una región de riesgo asociada con manifestaciones evocadoras de la enfermedad. Pero los rastros de picaduras de garrapata son visibles sólo en aproximadamente el 30 % de los casos y la mayoría de los síntomas observados no es específica a la enfermedad. El diagnóstico de la enfermedad de Lyme debe ser confirmado por exámenes biológicos.

Una serología que permite encontrar la presencia de anticuerpos anti Borrelia puede ser efectuado a partir de muestras cutáneas o del líquido cefalorraquídeo (LCR).

La serología podrá ser propuesta aproximadamente 4 a 6 semanas después de la picadura de garrapata porque los anticuerpos específicos anti Borrelia, los IGM anti Borrelia, sólo aparecen 2 a 4 semanas después de las picaduras con un pico en la séptima u octava semana.

La positividad de la serología no permite saber si la infección es antigua o actual y una serología positiva no permite diferenciar una infección activa de una infección antigua que haya sido tratada o no y de una infección que no provoca ningún síntoma. Una serología positiva no siempre tiene relación con una infección activa, pero muy a menudo relacionada a un contacto anterior con el microorganismo Borrelia.

Sin embargo se recomienda un tratamiento antibiótico ante una sospecha de borreliosis con síntomas evocadores de la enfermedad de Lyme sin esperar los resultados de una serología que puede ser negativa mientras que la infección está presente.

La interpretación de los resultados serológicos es difícil porque existen falsos negativos y falsos positivos. En caso de falsos negativos, la serología puede ser negativa al principio de la infección cutánea sin eliminar la enfermedad. En caso de falsos positivos, la serología puede ser positiva sin que la enfermedad de Lyme esté presente, esto debido a una reacción cruzada a otros microorganismos.



3 técnicas pueden ser realizadas para poner en evidencia la presencia de anticuerpos anti Borrelia:
  • La prueba de ELISA, automatizable, es el método más sensible.
  • La inmunofluorescencia indirecta, IFI es un método cuya calidad de lectura es dependiente del operador.
  • El Western Blot es un método utilizado en segunda intención, permitiendo confirmar la positividad del resultado positivo o dudoso por los métodos ELISA o inmunofluorescencia cuando el paciente presenta síntomas que pueden evocar la enfermedad de Lyme.

Tratamiento

Un tratamiento antibiótico debe ser prescrito lo antes posible con el fin de evitar las complicaciones de la enfermedad de Lyme y de acelerar la curación. La enfermedad de Lyme es más fácil de tratar cuando el tratamiento es iniciado lo antes posible. En efecto, la antibioterapia corre el riesgo de tener un efecto menos positivo en las personas cuyo diagnóstico ha sido efectuado demasiado tarde, por lo tanto las personas corren el riesgo de presentar manifestaciones reincidentes o persistentes.

Las personas que necesitan un tratamiento para una infección de baja intensidad tienen una prescripción de antibióticos por vía oral por una duración de aproximadamente 3 a 4 semanas.

Varios antibióticos orales pueden ser prescritos como por ejemplo la doxiciclina, la amoxicilina, la cefuroxima y la ceftriaxona. La doxiciclina es el antibiótico la mayoría de las veces prescrito. Es aconsejado en adultos y en niños a la edad de 9 años, pero contraindicado en el transcurso del embarazo y la lactancia. La amoxicilina puede ser prescrita a los niños de menos de 9 años.

Complicaciones

Cuando la infección es más severa con la aparición de por ejemplo de complicaciones neurológicas, articulares o cardíacas, un tratamiento antibiótico por vía intravenosa, por ejemplo como la cefotaxima, es recomendada en este caso.

Cuando la infección provocada por la enfermedad de Lyme se prolonga por un período muy largo, la prescripción del antibiótico puede efectuarse en este caso por varios meses. Por otra parte, cuando las manifestaciones reinciden, los antibióticos son también prescritos por un período más largo.

Prevención

Durante un paseo en el bosque, es aconsejado llevar zapatos que cubren todo el pie, pantalones, calcetines, un sombrero y una camisa de manga larga para protegerse todas las partes del cuerpo que pueden ser picadas por una garrapata. Además, es aconsejado poner la basta de los pantalones dentro de los calcetines y escoger trajes de color claro para poder visualizar más fácilmente a la garrapata.

Evitar pasear en regiones infestadas por garrapatas. Antes de salir, aplicar un producto repelente sobre la ropa y las partes descubiertas, salvo en la cara. No olvidar que estos productos son desaconsejados en las mujeres embarazadas y en los niños más pequeños.

Después de regresar de un paseo por una región infestada por garrapatas, es aconsejado examinarse minuciosamente todo el cuerpo poniéndose hielo sin olvidar el cuero cabelludo. Esto permite detectar una garrapata y retirarla lo más rápidamente posible.

Para retirar una garrapata, es preferible utilizar unas pinzas de depilar, sujetar la garrapata por la cabeza y tirar lentamente evitando aplastarla. Evitar cubrir a la garrapata con alcohol, éter, petróleo u otro producto químico y no utilizar cerilla porque esto podría provocar la regurgitación de la garrapata y la liberación de la bacteria. Luego, hay que desinfectar la parte donde se produjo la picadura con un antiséptico y lavarse bien las manos con agua y jabón. Hay que luego vigilar la zona de la picadura de la garrapata durante aproximadamente un mes con el fin de detectar la aparición de una erupción que podría demostrar un eritema migratorio.

Es aconsejado de ser posible guardar a la garrapata depositándola en un frasco con el fin de efectuar análisis eventuales.

En caso de sufrir una picadura de garrapata, hay que consultar un médico, sobre todo si manifestaciones cutáneas aparecen.

Es también aconsejado examinar a las mascotas con el fin de verificar que no tengan garrapatas.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 14 de noviembre de 2016 a las 16:34 por Jeff.
El documento «Enfermedad de Lyme - Causas, síntomas y tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.