Otitis del verano

Julio 2017


Otitis del nadador u otitis de piscina

Causas

Esta otitis aparece en verano y está directamente reacionada con el calor y el agua , tanto el agua de picinas como el agua de mar. Afecta principalmente a los niños y adolescentes ya que son ellos los que pasan buena parte del tiempo veraniego metidos en el agua. El agua, la humedad y el calor constituyen el caldo de cultivo idóneo para la proliferación de bacterias u hongos, que pueden afectar a la flora habitual de la piel que recubre el conducto auditivo externo.

¿Por qué se producen?

El conducto auditivo externo es un tubo que mide unos 2,5 cm y que tiene dos partes: una externa formada por un canal cartilaginoso y otra más interna que atraviesa el hueso temporal. Comunica el exterior con el tímpano.

Este conducto está recubierto de piel y sometido a las mismas enfermedades de la piel del resto del cuerpo. Tiene un Ph más ácido que el resto del cuerpo y este hecho le confiere un gran poder de protección para evitar el crecimiento de bacterias u hongos.

El jabón, los bastoncillos de algodón, el champú y el agua de piscina que contiene habitualmente cloro lesionan este manto acido y dejan la piel del conducto desprotegida. El cerumen (la cera) que fabrican los folículos pilosos y las glándulas presentes en el conducto auditivo externo nos protege y evita el crecimiento de bacterias. Posee una sustancia que lucha contra las bacterias que penetran por el oído y además repele el agua.

A veces un simple baño de playa o piscina puede desencadenar una otitis externa. Los gérmenes infectan primero la piel de la oreja y luego penetran hacia el oído externo, provocando la inflamación del conducto auditivo. Durante un baño prolongado penetra en el oído un exceso de agua que puede provocar la maceración de la piel y la llegada de bacterias, especialmente si entramos en contacto con agua contaminadas. La piel del conducto auditivo se lesiona con facilidad por una limpieza no adecuada o por un frotamiento de la oreja que puede dañar la dermis. Todos los niños son propensos a padecer una otitis en verano aunque la dermatitis atópica puede facorecer su aparición.

Gérmenes más frecuentes

  • Staphylococcus.
  • Streptococcus.
  • Pseudomonas.

Síntomas

  • Dolor de oído, a veces intenso, que suele aparecer rapidamente y se acentúa al manipular la oreja.
  • Aparición de una secreción verdosa, a veces maloliente, que sale al exterior.
  • Picor o prurito en ocasiones importante.
  • La pérdida de audición es poco frecuente y, cuando aparece, de poca intensidad.
  • El dolor es intenso al presionar el pabellón auricular.

Evitar las otitis externas del verano

  • Mantener las orejas limpias y secas.
  • Después de cada baño se debe limpiar y, sobretodo, secar bien las orejas y los conductos auditivos.
  • Esta limpieza y secado se debe realizar con un algodón absorbente y NO con bastoncillos de algodón.
  • Los bastoncillos de algodón pueden empujar las secreciones del conducto auditivo externo hacia el interior del oído y provocar infecciones más graves. Por lo tanto NO se deben utilizar.
  • Otra medida de prevención a tener en cuenta son los tapones de cera, que colocaremos en los oídos antes de iniciarse el baño.

Tratamiento

  • Secado minucioso del conducto auditivo externo.
  • Limpieza instrumental de conducto auditivo externo bajo control visual, o lavado con agua a 37ºC o con infusión diluida.
  • Administración de analgésicos, antiinflamatorios y gotas de antibióticos locales de uso tópico, es decir, directamente en el oído.
  • En algunos casos pueden estar indicadas las gotas de corticoides más antibióticos si la inflamación del conducto auditivo externo es muy importante.
  • El tratamiento dura entre 7 a 14 días.
  • Los antibióticos por vía oral sólo están indicadon en casos de infecciones severas.
  • Es importante no mojar la zona por espacio de unos 15 días hasta que mejore completamente.
  • En caso de otitis no utilizar tapones para los oídos, ya que aprietan o comprimen el conducto, por lo que lo pueden inflamar aún más.
  • Para la ducha se utilizará un gorro de baño durante los días que dura el tratamiento.
  • Para lavarse el pelo colocar en la parte externa del conducto auditivo un algodón con alguna sustancia oleosa repelente al agua.
  • Evitar al máximo que el niño se toque la zona interna del oído mientras persiste el dolor.
  • Abundante hidratación.
  • Nunca utilizar remedios caseros ni gotas óticas si no la ha prescrito un médico.

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 20 de octubre de 2016 a las 16:53 por Carlos-vialfa.
El documento «Otitis del verano» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.