Alzhéimer: primeros síntomas, causas y tratamiento

Octubre 2017

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica que se caracteriza por pérdida de la memoria, de la capacidad de percepción y del sentido de la orientación. Es una enfermedad que va empeorando con el tiempo y que afecta, principalmente a personas ancianas aunque también puede aparece de forma precoz en adultos jóvenes.


Qué es la enfermedad de Alzheimer

El mal de Alzheimer es una enfermedad cerebral que provoca la muerte de un gran número de neuronas del cerebro.

Esta enfermedad afecta a la capacidad de una persona para recordar cosas, pensar claramente y mantener el buen juicio.


Los médicos desconocen la causa de la enfermedad. Lo que sí saben es que la mayoría de las veces empieza después de los 60 años y que afecta más a las mujeres que a los hombres. Casi la mitad de las personas con más de 85 años podría tener alzhéimer.

Cuáles son los síntomas iniciales de la enfermedad de Alzheimer

Una de las señales tempranas de esta enfermedad es la pérdida de la memoria, la dificultad para recordar cosas y los problemas de atención y orientación, de modo que los enfermos de alzhéimer hacen la misma pregunta una y otra vez, tienen problemas para pagar las cuentas o para resolver operaciones sencillas de matemáticas, se pierden y/o extravían o bien pierden objetos o los guardan en lugares extraños.

Síntomas más tardíos de la enfermedad de Alzeimer incluyen cambios en la personalidad, deterioro en la capacidad de movimiento o al caminar, dificultad para comunicarse, bajo nivel de energía y cambios en el estado de ánimo.

Cuáles son los primeros síntomas del alzhéimer en personas jóvenes

Lo más frecuente es que esta enfermedad afecte a personas mayores de 65 años aunque en algunos casos la enfermedad afecta a personas más jóvenes.


El primer síntoma que suele aparecer es la pérdida de memoria que inicialmente puede pasar desapercibida pero que a medida que avanza el tiempo se hace más notorio. Con el paso del tiempo, el paciente se vuelve incapaz de hacer por sí mismo las actividades cotidianas.

A medida que la enfermedad empeora, el paciente experimenta problemas para hablar, comunicarse, entender, leer y escribir o retener nueva información. Progresivamente, afecta a la memoria a largo plazo, es decir, el paciente se vuelve incapaz de recordar fechas de su vida personal, su profesión e incluso su nombre. Aparecen también dificultades en la capacidad de razonamiento y comprensión de palabras del lenguaje corriente.

Las personas jóvenes afectadas con la enfermedad de Alzheimer también experimentan problemas a la hora de atarse los zapatos o al abotonarse una camisa, además de síntomas de desorientación o cambios en el carácter (irritabilidad, confusión, apatía o decaimiento, entre otros).

Causas y factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Los científicos saben que la enfermedad de Alzheimer implica el fallo progresivo de las células cerebrales pero desconocen las causas.

Sin embargo, la comunidad científica ha identificado ciertos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar alzhéimer. Algunos de ellos son la edad avanzada, la diabetes, una predisposición familiar y genética, los traumatismos craneales, el tabaquismo, la contaminación atmosférica, la presión alta, una dieta rica en grasas, el exceso de peso y los niveles de colesterol. Para contrarrestar estos factores de riesgo se debe ejercitar tanto el cuerpo como la mente, seguir una dieta balanceada y mantenerse socialmente activo.

Asimismo, los investigadores han identificado ciertos genes que aumentan el riesgo de desarrollar alzhéimer y otros genes deterministas que causan la enfermedad de Alzheimer de manera directa. Aunque ciertas pruebas genéticas permiten detectar algunos de estos genes, en la actualidad, los profesionales de la salud no prescriben pruebas genéticas de rutina para la enfermedad de Alzheimer.

El APOE-e4 es el gen de riesgo más fuerte para el Alzheimer. Se detecta con un análisis de sangre que debe ser examinado en laboratorio para identificar a gente con alto riesgo de desarrollar alzhéimer. Tener la mutación de este gen solo indica un mayor riesgo de padecer alzhéimer pero no indica si la persona desarrollará o tendrá alzhéimer en el futuro.

Diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Los expertos estiman que un médico especialista puede diagnosticar la enfermedad de Alzheimer con más del 90 % de certeza pero actualmente ningún examen médico puede confirmar esta enfermedad.


Demencia es un término amplio que se refiere a cualquier enfermedad que causa impedimentos en la memoria y el pensamiento pero no es un diagnóstico específico.

El diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer requiere una evaluación médica cuidadosa que incluye el historial médico completo, una evaluación del estado mental, un examen neurológico y físico, análisis de sangre e imágenes del cerebro para descartar otras causas de síntomas similares a la demencia.

Que un paciente tenga problemas con la memoria no significa que sufra mal de Alzheimer, ya que varios problemas de salud pueden causar trastornos de memoria y pensamiento. Si los síntomas similares a la demencia se deben a la depresión, interacciones entre medicamentos, problemas de la tiroides, el uso de alcohol en exceso o ciertas deficiencias de vitaminas, dichos síntomas pueden ser tratados y eliminados.

En las pruebas de neuroimagen funcional, llamadas SPECT o PET puede observarse un patrón típico de alzhéimer. La detección precoz de los síntomas y el inicio temprano del tratamiento permite una mejor autonomía del paciente.

Cómo tratar la enfermedad de Alzheimer

Actualmente no hay cura para la enfermedad de Alzheimer, los tratamientos se centran en controlar los síntomas cognitivos y de comportamiento.

Así, dos tipos de drogas tratan los síntomas cognitivos de la enfermedad de Alzheimer: los inhibidores de la colinesterasa y la memantine. Los primeros mantienen altos los niveles de acetilcolina e incluyen fármacos como el donepezil, el rivastigmine y el galantamine. La memantine regula la actividad del glutamate, un mensajero químico diferente que juega un papel en el aprendizaje y la memoria. Este medicamento está aprobado para tratar el alzhéimer moderado y severo.

Para tratar los síntomas de comportamiento primero hay que identificarlos, entender sus causas y cambiar el ambiente donde se cuida a la persona, así como los problemas y los obstáculos en los que es posible intervenir.

Los medicamentos logran controlar algunos síntomas de comportamiento pero deben utilizarse con mucho cuidado. Recetar un medicamento para alguien con alzhéimer puede ser muy difícil. El uso de drogas para los síntomas de comportamiento y síntomas psiquiátricos debe ser supervisado de cerca por un médico y por la familia del paciente.

Cómo prevenir la aparición del alzhéimer

Para prevenir y retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, lo más recomendable es ejercitar la memoria y la capacidad intelectual y adoptar hábitos más saludables.


Es importante controlar los factores de riesgo vascular, por eso hay que mantener los niveles de glucemia, colesterol malo y tensión arterial dentro de los límites normales.

En cuanto a la alimentación, se debe evitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas carnes rojas, alimentos refinados, mantequillas y grasas derivadas de lácteos e incrementar el consumo de alimentos monoinsaturados buenos (nueces, maní, almendras, pistachos, aguacates, canela o aceitunas) y poliinsaturados (omega 3 y alimentos de hojas verdes). También se recomienda aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina E como el germen de trigo, los cereales con cáscara, las hojas verdes y las nueces, así como los alimentos con alto contenido en vitaminas B12 y B9 (frijoles, vegetales verdes y naranjas).

La práctica regular de ejercicio físico y los ejercicios que estimulan la capacidad cognitiva de la persona previenen la aparición de esta enfermedad. Las personas intelectualmente activas, que son capaces de aprender o de hablar varias lenguas, tocar instrumentos, con buena capacidad lectora o que son aficionados a realizar actividades sociales (competir en campeonatos o ejercitarse en el ajedrez, las cartas, el dominó, o los sudokus) tienen menos probabilidades de padecer Alzheimer.

Foto: © Tyler Olson - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 15 de febrero de 2017 a las 20:13 por CaminoCCMSalud.
El documento «Alzhéimer: primeros síntomas, causas y tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.