Cambios en el cerebro con alzhéimer

US ES
Haz una pregunta
La enfermedad de Alzheimer provoca una degeneración de las neuronas que conlleva una pérdida de ciertas funciones cerebrales.


Qué parte del cerebro afecta el alzhéimer

La enfermedad de Alzheimer provoca la muerte de las neuronas, así como la pérdida de tejido en todo el cerebro. A medida que la enfermedad avanza el cerebro se va encogiendo y va perdiendo sus funciones de forma progresiva. Las áreas del cerebro afectadas por el alzhéimer son la corteza cerebral, que se hace más fina, y se dañan las áreas del cerebro que nos sirven para pensar, planear y recordar. Este encogimiento afecta sobre todo al hipocampo, un área de la corteza cerebral que tiene un papel muy importante en la formación de nuevos recuerdos. Los ventrículos (espacios llenos de líquido que se encuentran dentro del cerebro) aumentan de tamaño.

Anatomía del cerebro con alzhéimer y sin alzhéimer

Cuando se estudia el tejido cerebral de una persona con alzhéimer a través de un microscopio se observa que su tejido tiene menos neuronas y sinapsis (aproximación) que un cerebro sano. Entre las neuronas se observan grupos anormales de fragmentos de proteína que se acumulan. Las neuronas lesionadas y muertas tienen marañas y fibras retorcidas de otra proteína. No es perfectamente claro cuál es la causa que provoca la muerte de las células y la pérdida de tejido en el cerebro en esta enfermedad, pero las más sospechosas son estas placas y las marañas.

Qué afecta el alzhéimer

Las primeras células cerebrales dañadas son las de la región del hipocampo, donde se localiza la memoria. Progresivamente se dañan otras zonas del cerebro, alterando las funciones que allí se localizan, por ejemplo, el reconocimiento o la percepción del tiempo y del espacio. Los enfermos de alzhéimer sufren dos tipos de lesiones cerebrales: las lesiones neurofibrilares y las lesiones de placas de amiloides.

Placas amiloides y ovillos neurofibrilares

Ciertas células nerviosas se estrechan, desaparecen y son remplazadas por manchas denominadas placas. Estas placas seniles, llamadas placas amiloides, se depositan sobre las células nerviosas situadas en la materia gris de la corteza cerebral, lo que provoca la destrucción de millones de células. Las placas amiloides están formadas por conjuntos de péptidos beta-amiloides. Los depósitos de estas proteínas impiden que las células nerviosas se comuniquen entre ellas de forma correcta.

Las neuronas son invadidas por filamentos anormales, formando ovillos que terminan por asfixiar a las células cerebrales sanas. Esto se conoce como ovillo neurofibrilar. Por tanto, la degeneración neurofibrilar consiste en una acumulación de fibrillas formadas por filamentos. Las lesiones neurofibrilares están provocadas por el acoplamiento de una proteína microtubular, la proteína Tau, que está anormalmente fosforilizada.

Degeneración granulovacuolar

La degeneración granulovacuolar consiste en una alteración de las neuronas en la que se observa la presencia en el citoplasma de pequeñas vacuolas agrupadas. Cada una de ellas contiene un gránulo basófilo en su interior. Este gránulo parece estar formado por proteínas distintas, como neurofilamentos, tubulina, tau y ubiquitina, entre otras. No se conoce con certeza la naturaleza y el significado de estas alteraciones, pero se pueden encontrar también en cerebros de personas con muchos años aunque sean personas sanas. Su presencia en gran número en la unión entre las regiones CA1 y CA2 del hipocampo se asocia fuertemente a esta enfermedad.

Déficit colinérgico

Se ha constatado que en la enfermedad aparece una degeneración neurofibrilar que provoca una pérdida importante de la inervación colinérgica de la corteza cerebral, especialmente a nivel del hipocampo y neocórtex, así como una disminución importante en los niveles de ciertos neurotransmisores. Especialmente se ha podido detectar una reducción significativa de los niveles de acetilcolina y de la colinacetiltransferasa (también conocida como acetiltransferasa de colina). Esto se relaciona con una disminución de las neuronas colinérgicas en aquellas zonas del cerebro que están implicadas en los procesos de memoria y aprendizaje. También se han observado déficits en otros sistemas como el noradrenérgico, el dopaminérgico y el serotoninérgico.

Foto: © lightwise – 123RF.com

Última actualización: 22 de agosto de 2018 a las 01:51 por gslaura.

El documento «» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.