Embolia Pulmonar - Síntomas

Julio 2017


Definición


La embolia pulmonar es causada por la obstrucción de una arteria pulmonar por un coágulo de sangre. El coágulo se fija en 9 de cada 10 casos antes en la pared de una vena profunda en el abdomen, la pelvis o extremidades inferiores, y cuando emigra a través de la sangre, se detiene en una arteria pulmonar. La embolia pulmonar es la causa de muchas muertes. Puede ser debida también a
trastornos de la coagulación de la sangre. Algunas causas frecuentes:
  • un largo viaje sentado en un avión o en coche;
  • operación quirúrgia ortopédica (prótesis de miembros);
  • inmovilización prolongada;
  • embarazo o parto;
  • aumento en el volumen total de glóbulos rojos (policitemia);
  • Cáncer;
  • insuficiencia cardíaca o respiratoria.

Síntomas


La insuficiencia circulatoria y la insuficiencia respiratorio son las posibles consecuencias de una embolia pulmonar. De acuerdo a su importancia, pueden tener los siguientes síntomas:
  • Ansiedad;
  • Taquicardia;
  • Fiebre leve;
  • Dolor de pecho, se siente como un apuñalamiento o una puntada;
  • Dificultad respiratoria que puede ir acompañada de expectoración con sangre;
  • Paro cardíaco, (a veces.).


Los signos de trombosis venosa de las piernas a veces están asociados y refuerzan la sospecha del diagnóstico: las piernas aparecen hinchadas, dolorosas, con aumento del calor local en comparación con la otra pierna. Estas señales se encuentran a menudo en las pantorrillas.

Diagnóstico


El diagnóstico se basa en los síntomas descritos por el paciente. El examen clínico general no es muy relevante, se pueden encontrar los siguientes signos:
  • pulso rápido;
  • un pulso débil;
  • ausencia de anomalías en la auscultación de los pulmones;
  • signos de trombosis venosa profunda.


Para confirmar el diagnóstico una radiografía de tórax y un electrocardiograma puede estar indicados inicialmente. Un análisis de sangre con la medición de D-dimero eliminará el diagnóstico de la embolia pulmonar en caso de valores normales. A menudo,se realiza una Ecografía Doppler de los miembros inferiores en busca de una trombosis venosa. Si se observan signos preocupantes, una tomografía pulmonar o angio-escáner (escáner con opacificación de los vasos) confirman el diagnóstico.

Tratamiento


La hospitalización es esencial en el caso de la embolia pulmonar. Esto permitirá una evaluación y un tratamiento óptimo con la vigilancia adecuada para evitar complicaciones. Se le suministra al paciente oxígeno. Para evitar la aparición de nuevos coágulos y la extensión de los coágulos ya existentes se administran anticoagulantes. En casos más severos, se puede realizar una cirugía. Después de la recuperación, el paciente debe tomar anticoagulantes durante varios meses o incluso toda la vida.

Prevención


Para prevenir la embolia pulmonar es aconsejable:
  • caminar y mover las piernas en caso de inmovilización prolongada (viajes largos en avión, en coche).
  • La deambulación precoz tras cirugía de riesgo;
  • El uso de medias de compresión para favorecer el riego sanguíneo de las extremidades inferiores y prevenir la aparición de trombosis;
  • Administración si hay factores de riesgo, de anticoagulantes preventivos;
  • Control de todos los factores de riesgo cardiovascular: tabaquismo, colesterol alto, sobrepeso y estricto control de la diabetes o la hipertensión.

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 21 de enero de 2013 a las 21:40 por Jeff.
El documento «Embolia Pulmonar - Síntomas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.