Medicamentos antihipertensivos - Hipertensión arterial

Julio 2017


Cuál es la presión arterial normal

La hipertensión es definida como el aumento crónico de la presión arterial. La mayoría de personas con hipertensión arterial ni siquiera saben que padecen esta enfermedad. Esto se explica porque la hipertensión arterial evoluciona sin manifestar síntomas durante muchos años.

La hipertensión arterial constituye una de las enfermedades crónicas más frecuentes y el factor de riesgo cardiovascular más importante. La presión arterial es normal cuando sus valores son inferiores a 14/9 o 140/90 mmHg.

El valor de la presión arterial sistólica no debe ser superior a 14, y la presión arterial diastólica no debe estar por encima de 9. Un paciente es considerado hipertenso cuando su presión arterial es igual o superior a 14/9.

Si durante 3 visitas en un intervalo de 3 a 6 meses, con 2 medidas de presión en cada una de ellas, un paciente presenta una presión sistólica igual o superior a 140 mmHg y una presión diastólica igual o superior a 90 mmHg, entonces el paciente padece hipertensión arterial.

Para qué sirven los medicamentos antihipertensivos

El objetivo principal de una terapia con medicamentos antihipertensivos es disminuir la presión arterial sistólica por debajo de 14 y la presión arterial diastólica por debajo de 9. El segundo objetivo, e incluso más importante, del tratamiento medicamentoso de la hipertensión es evitar la aparición de complicaciones de esta enfermedad.

Medidas higiénico-dietéticas para la hipertensión

Es muy importante que los pacientes que siguen un tratamiento medicamentoso también cumplan medidas de prevención complementarias: controlar el peso corporal, el nivel de colesterol y el nivel de glucemia, dejar de fumar, disminuir el consumo de alcohol, reducir el consumo de sal, realizar una actividad física de manera regular y mantener una alimentación saludable.

Medicamentos para la hipertensión arterial

Se recomienda 5 clases de medicamentos antihipertensivos para tratar la hipertensión arterial esencial no complicada: los diuréticos tiazídicos, los betabloqueadores, los inhibidores cálcicos, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los antagonistas de los receptores de la angiotensina II.

Elección del medicamento para la hipertensión

La elección de un medicamento antihipertensivo depende de varios factores como del tipo y la causa de la hipertensión arterial, de la eficacia del medicamento, de la buena tolerancia al medicamento, las ventajas y factores de riesgo asociados.

Diuréticos tiazídicos

Los diuréticos permiten eliminar una parte del agua y del sodio presentes en la sangre. Esto provoca una disminución del volumen sanguíneo seguido de una baja de la presión arterial.

Betabloqueadores

Los betabloqueadores permiten disminuir la actividad de las catecolaminas y la noradrenalina en el corazón así como la secreción de la renina. Los betabloqueadores disminuyen la presión arterial así como ciertos efectos cardiacos de la noradrenalina. También disminuyen la actividad de la adrenalina, otra catecolamina, también llamada "hormona del estrés", permitiendo a las arterias relajarse.

Durante una actividad física, las catecolaminas aumentan la frecuencia cardiaca así como la presión arterial. Presentan numerosas contraindicaciones como el asma, problemas de conducción cardiaca...

Inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA)

La renina, la hormona secretada por los riñones, pasa a la sangre y provoca la formación de la angiotensina 1. La enzima de conversión de la angiotensina transforma enseguida la angiotensina I en angiotensina II que permite a las arteriolas contraerse y aumentar la presión arterial.

La angiotensina II estimula la secreción de aldosterona por las glándulas suprarrenales. Esta hormona favorece la retención de sal por los riñones, lo que aumenta el volumen sanguíneo provocando un aumento de la presión arterial.

Los fármacos inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina inhiben la formación de la angiotensina II. Estos medicamentos permiten a las arteriolas dilatarse y así disminuir la presión arterial.

Antagonistas de los receptores de la angiotensina II

Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II bloquean la acción de la angiotensina. Actúan con mayor rapidez que los inhibidores de la enzima de conversión. Provocan efectos parecidos que los inhibidores de la enzima de conversión pero son mejor toleradas.

Inhibidores cálcicos

Los inhibidores cálcicos disminuyen la entrada de calcio en las células musculares de las paredes de las arteriolas. Esto provoca una dilatación de estos vasos sanguíneos disminuyendo la presión arterial.

Otros medicamentos para la hipertensión arterial

Los otros medicamentos antihipertensivos, los antihipertensivos centrales y los antihipertensivos vasodilatadores, pueden ser propuestos en ciertas circunstancias particulares.



Foto: © S_L - Shutterstock.com
Hipertensión: MAPA o Holter de tensión.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 20 de octubre de 2016 a las 13:11 por Carlos-vialfa.
El documento «Medicamentos antihipertensivos - Hipertensión arterial» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.