Corticoide: qué es y para qué sirve

Haz una pregunta
Corticoide es el nombre que recibe un grupo de hormonas esteroides producidas tanto por el organismo como por medio de un proceso químico.


Qué es

Los corticoides son un grupo de hormonas esteroides producidas por las glándulas suprarrenales o derivados sintéticos, es decir, por la combinación de sustancias producidas en procesos químicos, conocidos como corticosteroides, cortisona y cortisol.


Los corticoides se dividen en dos clases (glicocorticoides y mineralocorticoides), organizadas según las hormonas esteroides que la glándula suprarrenal produce.

¿Para qué sirven los corticoides?

Los corticoides son responsables de diversas acciones dentro del organismo humano, tales como ayudar al balance electrolítico del cuerpo (equilibrio de iones y agua), además de la regulación del metabolismo. El cuerpo los produce de forma natural, aunque también están presentes en medicamentos.

Corticoides en medicamentos

Cuando se encuentran en medicamentos, los corticoides se utilizan en casos de enfermedades crónicas, tales como alergias, asmas, lupus, artritis reumatoide y en casos de cirugía de transplante de riñón. Sirven para tratar temas de índole inflamatoria, alérgica, inmunológica e incluso algunos tipos de cáncer.

Efectos secundarios habituales

Los corticoides pueden generar una serie de efectos secundarios, que van desde problemas estéticos hasta infecciones graves cuando su uso se prolonga por mucho tiempo. En la piel, por ejemplo, los efectos secundarios pueden englobar equimosis o púrpura, así como estrías de color morado, calvicie, crecimiento de bello y acné.


Otro efecto posible del corticoide es el desarrollo de rostro redondeado, con acumulación de grasa en la región posterior del cuello y en la espalda, además de una distribución irregular de la grasa corporal (síndrome de Cushing). Usar corticoides durante más de un año también puede causar cataratas en los ojos y glaucoma. También se ha comprobado que un uso prolongado puede alterar los niveles de colesterol.

Respecto a las enfermedades cardiovasculares, los corticoides pueden aumentar el riesgo de hipertensión, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca y accidente vascular cerebral (AVC). La osteoporosis, las fracturas óseas y los disturbios del crecimiento (en el caso de los niños) también están entre las posibles reacciones al uso de corticoides.

En el sistema nervioso central, los efectos secundarios de los corticoides incluyen cuadros psiquiátricos como psicosis y depresión, insomnio y alteraciones de la memoria. También se incrementa el riesgo de infección cuando se da un consumo excesivo de corticoides, así como se inhibe la aparición de fiebre.

Importante: Existen otras reacciones adversas que pueden aparecer tras el uso de corticoides. Debido a esto, es esencial consultar al médico antes de iniciar un tratamiento con este medicamento.

Contraindicaciones

Los corticoides deben ser utilizados solo bajo supervisión médico, aunque no tienen contraindicaciones específicas. No obstante, deben tener cautela en su uso las personas con diabetes, hipertensión, osteoporosis o menopausia. Los niños y los ancianos también deben ser supervisados.

Foto: © Pressmaster - Shutterstock.com
Dra. Marta Marnet

CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud y redactores supervisados por la Dra. Marta Marnet (número de registro 19741 en el Colegio de Médicos de Barcelona, España).

Más información sobre el equipo de CCM Salud