0
Gracias

Unas palabras de agradecimiento nunca están de más.

Los beneficios psicológicos de la actividad física y el deporte


La práctica regular de una actividad física tiene repercusiones muy positivas en el ánimo, en general, mejora el sueño y combate el estrés y la depresión.


Ejercicio para combatir la depresión

La actividad física disminuye el estado depresivo y la ansiedad, ya sea si gozas de buena salud o en las personas que sufren de depresión. Actúa a nivel psicológico, bioquímico y fisiológico.

La práctica regular de ejercicio es un buen complemento de los tratamientos farmacológicos y la psicoterapia, especialmente, en los pacientes con depresión o ansiedad. Se recurre a ella con poca frecuencia, aunque su eficacia se reconoce.

La actividad física ayuda a mantener un buen humor y estado de ánimo. Por ejemplo, las personas de entre 65 y 79 años de edad, que hicieron regularmente actividad física, se protegen de la depresión entre 2 y 9 años después de dejar de practicar ejercicio.

El deporte reduce el estrés

Todas las actividades físicas son fuentes de bienestar y disminuyen el estrés. De hecho, practicar algún tipo de ejercicio provoca una liberación de endorfinas en el cerebro, en una cantidad hasta cinco veces superior a la normal.

Función de las endorfinas

Las endorfinas desempeñan varias funciones. Son fuentes de bienestar físico y mental, disminuyen el dolor y favorecen, entre otras cosas, la aparición del placer. A nivel psicológico, las endorfinas ponen de manifiesto una euforia ligera y pensamientos más positivos. Participan incluso en la aparición de los orgasmos.

El deporte disminuye la ansiedad

La actividad física es un excelente medio para conservar el ánimo, así como para aliviar el estrés, la ansiedad y los síntomas que son asociados a estos, como la aceleración del ritmo cardíaco, el aumento de la presión arterial o incluso los dolores de estómago.

Ejercicio para mejorar la calidad de sueño

La actividad física también permite tener una buena calidad de sueño, si se practica de modo moderado y regular. Se recomienda no practicarlo antes de acostarse.


Por otro lado, contrario a las ideas preconcebidas, la actividad física no cansa, al contrario, permite luchar contra el cansancio.

Foto: © Harbucks – Shutterstock.com

0 Comentario