Los cuidados de una mujer embarazada

Agosto 2017



Muchas son las preguntas que se hace una mujer al tener la noticia que se está embarazada. En esta ficha intentaremos resolver algunas de ellas.

La dieta y el peso

Durante el embarazo, el consumo de 250 calorías a la dieta diaria es generalmente suficiente para proporcionar alimento tanto para el feto como para la mamá. La mayoría de las calorías adicionales deben ser proteínas.

La dieta debe estar bien equilibrada y debe incluir frutas frescas, cereales y hortalizas. Los cereales tienen un alto contenido en fibra y bajo contenido en azúcar por lo que son una buena elección.

El consumo de alimentos preparados comercialmente no es muy recomendable: a menudo contienen cantidades excesivas de sal.

No se recomienda hacer dieta para bajar de peso durante el embarazo, incluso en el caso de mujeres obesas. La mujer debe tratar de evitar ganar demasiado peso durante los primeros meses, y tratar de ganar entre 2 y 3 libras cada mes durante las primeras etapas del embarazo.

A veces la mujer embarazada puede ganar peso porque está reteniendo líquido: en estos casos se recomienda acostarse del lado izquierdo, durante 30 a 45 minutos 2 o 3 veces al día para aliviar éste problema. El uso de medias elásticas de apoyo también pueden ayudar.

Medicamentos y suplementos alimentarios

En general, deben evitar el consumo de medicamentos durante el embarazo. Sin embargo, a veces deben ser utilizados por cuestiones de enfermedad.

Una mujer embarazada debe consultar con su médico antes de tomar cualquier medicamento -incluidos los de venta libre como la aspirina o las hierbas medicinales-en particular durante los primeros 3 meses.

El embarazo duplica la cantidad de hierro necesaria: es por esta razón que la mayoría de las mujeres embarazadas necesitan un suplemento de hierro porque la mujer promedio no absorbe suficiente hierro de los alimentos para satisfacer las necesidades del embarazo. Si una mujer tiene anemia o desarrolla anemia durante el embarazo, puede ser necesario tomar una mayor dosis de hierro que otras mujeres embarazadas.

Los suplementos de hierro pueden causar un leve malestar estomacal y estreñimiento. Todas las mujeres embarazadas deben tomar folato (ácido fólico).

Lo ideal sería que el suplemento de ácido fólico se inicie antes del embarazo: un déficit de ácido fólico aumenta el riesgo de tener un bebé con defecto de nacimiento del cerebro o en la médula espinal, como espina bífida.

Las mujeres que han tenido un bebé con espina bífida debe empezar a tomar una alta dosis de ácido fólico antes de quedarse embarazada.

Para algunas otras mujeres que pueden tener una deficiencia de folato, la cantidad de ácido fólico en un nivel de vitamina prenatal es suficiente. Las mujeres que están expuestas a un exceso de luz ultravioleta (UV), puede haber disminuido los niveles de folato. Las mujeres que han tomado anticonceptivos orales varios meses antes de la concepción tienen más probabilidades de desarrollar una deficiencia de ácido folato, pero no hay prueba de que tienen más probabilidades de tener un bebé con espina bífida.

Si la dieta es adecuada, otros suplementos vitamínicos pueden no ser necesarios, aunque la mayoría de los médicos recomiendan que las mujeres embarazadas tomen un complejo multivitamínico prenatal que contiene hierro y ácido fólico diariamente.

Actividad física

Muchas mujeres embarazadas se preocupan por moderar sus actividades. Sin embargo, la mayoría de las mujeres pueden continuar sus actividades normales y ejercicios durante el embarazo. La natación y caminar a paso acelerado, son buenas opciones.

Actividades intensas como correr y montar a caballo también son posibles si se practican con cautela, para evitar daños, sobre todo para el abdomen. Los deportes de contacto deben ser evitados.

Relaciones sexuales

El deseo sexual puede aumentar o disminuir durante el embarazo. El coito es seguro durante el embarazo a menos que haya un embarazo de riesgo:

En estos casos se debe evitar el coito.

Preparación para la lactancia materna

No es necesario hacer nada de particular para preparar los pezones para la lactancia materna durante el embarazo. El mismo organismo prepara la areola y el pezón para la lactancia y secreta un lubricante para proteger la superficie: este lubricante no debe ser frotado. La observación y hablar con las mujeres que han amamantado con éxito puede ser instructivo y alentador.

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 29 de diciembre de 2015 a las 19:11 por DRA. MARNET.
El documento «Los cuidados de una mujer embarazada» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.