Síndrome metabólico: la cintura en el centro de riesgo cardíaco

Mayo 2018


¿Qué es el Sindrome metabólico en mujeres?

El síndrome metabólico agrupa un conjunto de factores de riesgo que se caracteriza por una obesidad troncular, una dislipidemia, hipertensión arterial, resistencia a la insulina con o sin alteraciones de la glucemia y un estado proinflamatorio y protrombótico, que favorecen la aparición de diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad cardiovascular. Aparece de preferencia en las mujeres entre los 30 y los 60 años.

¿Cómo se diagnostica o se mide el síndrome metabólico?

Según la OMS el diagnóstico de síndrome metabólico se instaura cuando la/el paciente tiene tres o más de los siguientes criterios: una presión arterial igual o superior a 130/85 mm Hg, un azúcar en sangre (glucosa) en ayunas igual o superior a 100 mg/dl, una circunferencia de cintura grande (distancia alrededor de la cintura): para los hombres, 40 pulgadas (100 centímetros) o más; para las mujeres, 35 pulgadas (90 centímetros) o más, un colesterol HDL bajo (para los hombres 40 mg/dl o menos y para las mujeres 50 mg/dl o menos) y unos triglicéridos igual o superiores a 150 mg/dl, un síndrome de resistencia a la insulina, un índice de masa corporal elevado y una microalbuminuria (pérdida de proteínas en la orina).

Causas del síndrome metabólico

No se sabe si el síndrome se debe a una sola causa pero muchos de los riesgos del síndrome metabólico están relacionados con la obesidad. Los dos factores de riesgo más importantes para el síndrome metabólico son la obesidad del tronco, también denominada obesidad central y la resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina significa que algunas células en el cuerpo usan la insulina de manera menos eficaz de lo normal. En consecuencia, el nivel de azúcar en la sangre se eleva, lo cual provoca que la insulina aumente. Esto puede incrementar la cantidad de grasa corporal.
Otros de los factores que intervienen son el envejecimiento, un factor genético que hacen a la persona más propensa a sufrir esta afección, cambios en las hormonas masculinas, femeninas y del estrés y la falta de ejercicio.
Otros riesgos asociados a este síndrome son un aumento en el riesgo para la coagulación sanguínea, un aumento de los niveles de sustancias en la sangre que son un signo de inflamación en todo el cuerpo y pequeñas cantidades de una proteína llamada albúmina en la orina.

Síntomas del síndrome metabólico

La mayoría de los trastornos asociados con el síndrome metabólico no provocan síntomas aunque una circunferencia de cintura amplia es un signo visible. Si la glucemia es muy alta pueden aparecer los signos y los síntomas de una diabetes como la sed excesiva, las micciones más frecuentes, fatiga y visión borrosa.
Los pacientes que sufren síndrome metabólico tienen obesidad en el tronco (exceso de grasa en la zona abdominal), diabetes tipo 2, hipertensión arterial e hiperlipemia.

Síndrome metabólico: tratamiento

El objetivo del tratamiento del síndrome metabólico es disminuir el riesgo de enfermedades del corazón, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes. Es importante introducir cambios en el estilo de vida bajando el peso con una dieta de entre 500 y 1000 calorías por día (el objetivo es disminuir entre un 7% y un 10% el peso inicial), hacer ejercicio de intensidad moderada (por ej, caminar) durante 150 minutos por semana, disminuir el colesterol con una dieta saludable bajando de peso, haciendo ejercicio y cuando es necesario utilizando medicamentos que reduzcan el colesterol. También es importante disminuir la presión arterial con una dieta pobre en sal además de las medidas prescritas. En algunos casos pueden estar indicadas dosis bajas de ácido acetilsalicílico (aspirina) y dejar de fumar en caso de que haya un tabaquismo asociado.

Síndrome metabólico: tratamiento nutricional

Se recomienda una dieta baja en calorías (del orden de 500 a 1000 calorías por día) para disminuir el peso corporal entre un 7 y un 10%. Para ello se debe consumir más frutas y verduras porque son bajas en grasas y ricas en fibra (las de color verde oscuro, anaranjado o amarillo son las más saludables), consumir menos grasas saturadas y grasas "trans", utilizar aceite de oliva o de canola (colza) para cocinar, priorizar la cocción al horno, a la parrilla o al vapor y evitar los fritos, consumir poca carne rica en grasas (evitar los perros calientes o "hot dogs" y las salchichas), priorizar el pescado (dos veces a la semana) especialmente el salmón y las sardinas y las aves sin piel, consumir soya como el tofu y escoger siempre los productos lácteos descremados o semidescremados.

El perímetro abdominal

Ha emergido una tendencia, después del 2002, con referencia a los riesgos cardiovasculares: el perímetro abdominal constituye un factor de riesgo importante en enfermedades cardiovasculares y es un indicador de la presencia de otros factores. Es, pues, un parámetro primordial a tener en cuenta, sobre todo sabiendo que es fácilmente mesurable. Sin embargo, el predominio de la obesidad abdominal (OA) así como la distribución de los factores de riesgo asociados a ésta son desconocidos.

El Programa Ornicar

El programa epidemiológico Ornicar (ObseRvatorio del NIvel de riesgo CARdiovascular), es un programa epidemiológico que estudia los factores de riesgo cardiovascular. Está realizado con el apoyo de Sanofi-aventis y está destinado a atenuar esta laguna. El método implica dos etapas: un estudio transversal del predominio de la obesidad abdominal en pacientes que consultan en medicina de ciudad (del francés « medicine de ville ») (medicina general, cardiología, endocrino-diabetología) y después un seguimiento longitudinal de la asunción de los factores de riesgo.

Grasa: la localización domina el peso

Varios estudios recientes demostraron que el perímetro abdominal era un mejor indicador de riesgo cardiovascular que el índice de masa corporal (IMC). La talla de la cintura es, pues, un factor de riesgo importante y es muy fácilmente mensurable con límites de referencia máximos estipulados. Según el Nacional Colesterol Educación Program (NCEP) existe obesidad abdominal cuando la talla de la cintura sobrepasa 88 cm en la mujer y 102 cm en el hombre explica Philippe Amouyel, especialista en epidemiología del Instituto Pasteur de Lille y preside del Comité científico de Ornicar. Pero para darse cuenta de la amplitud del problema aún es necesario disponer de datos cifrados. De ahí este estudio transversal multicéntrico, dirigido en 2006 junto con 1.125 especialistas distribuidos en todo el territorio francés.

Cifras que sobrepasan temores

En total se incluyeron 2.294 pacientes en el estudio, el 51,4% de los cuales eran mujeres. La población estudiada tenía una edad media de cerca de 55 años y presentaba predominios de exceso de peso y obesidad comparables a los habitualmente extendidos en la población francesa, es decir, un 33% de exceso de peso y un 27% de obesidad en las mujeres y un 47% de exceso de peso y 29% de obesidad en los hombres. El predominio de la obesidad abdominal se reveló más fuerte de lo esperado. Con un perímetro abdominal medio de 90,4 cm, el 56% de las mujeres sufrían de OA. La situación en los hombres, por su parte, es ligeramente menos catastrófico con un perímetro abdominal medio al límite de la normal (101 cm) y un predominio de OA del 48%. Este estudio revela, por otra parte, que en los dos sexos la obesidad abdominal está inversamente correlacionado con los niveles de actividad física y estudios.

La obesidad abdominal: un factor agravante

Pero es sobre todo cuando se analizan los resultados del predominio de los factores de riesgo cardiovascular hechos en quintiles (Un quintil es la quinta parte de una población estadística ordenada de menor a mayor en alguna característica de esta) del perímetro abdominal, cuando se toma conciencia de la importancia de este parámetro.
Ya que excepto para el tabaco, los predominios de cada uno de los factores aumentan con la talla.

La diabetes

El tipo de diabetes de tipo 2 es catorce veces más importante en las mujeres que pertenecen al último quintil de perímetro abdominal (> 103 cm) que aquéllas que pertenecen al primero (< 78 cm). No son pocos los hombres con un riesgo de diabetes de tipo 2 multiplicado por siete,entre ellos están los que tienen un perímetro abdominal inferior a 91 cm y los que sobrepasan los 112 cm.

El colesterol, la hipertensión arterial

Del lado de los lípidos, el veredicto no es más brillante. Los predominios de hipoHDLemia, hipercolesterolemia y hipertrigliceridemia aumentan de manera drástica con el perímetro abdominal, tanto en la mujer como en el hombre. E ídem en lo concerniente a la hipertensión arterial.
Balance: el número de factores de riesgo aumenta con el perímetro abdominal y se multiplica por dos en los hombres y por tres en las mujeres.

Medir el perímetro abdominal: un gesto simple que efectuar en un consulta

En la práctica diaria, en una primera consulta, la medida del perímetro abdominal representa un medio simple y eficaz de determinar la presencia de un factor de riesgo cardiovascular importante, concluye pues de estos resultados Denis Pouchain, médico generalista, UFR París Ile-de-France Occidental, miembro del Comité científico del estudio. Esta medida puede constituir una buena puerta de entrada al análisis posterior de los otros factores de riesgo, en particular, en los pacientes no obesos pero que presentan, sin embargo, obesidad abdominal. Los miembros del programa Ornicar desean que estos resultados se acompañen de una evolución simple en la práctica, con una generalización de la medida de la cintura acompañada de una sensibilización del paciente con el riesgo de obesidad abdominal, en particular en los hombres mayores de cincuenta años y en las mujeres mayores de sesenta cuyo perfil de riesgo es desconocido.

No hay que olvidar la actividad física

Una ocasión también para recordar el interés de la actividad física cotidiana, aunque se trate de un sujeto de edad madura donde el IMC no revele sobrecarga ponderal mayor.

Fuente: Revista Nutrition Infos

Foto: © 123rf_43704787_PaylessImages.jpg

Syndrome de la bedaine (syndrome métabolique)
Syndrome de la bedaine (syndrome métabolique)
Metabolic syndrome: waist circumference and heart attack risks
Metabolic syndrome: waist circumference and heart attack risks
Última actualización: 1 de marzo de 2018 a las 12:34 por DRA. MARNET.
El documento «Síndrome metabólico: la cintura en el centro de riesgo cardíaco» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Entorno y expresión de los genes
Cáncer y alimentación