Distinguir los síntomas leves de los signos más graves de la enf

Mayo 2018
Más del 50% de las personas mayores de 50 años se quejan de que pierden la memoria.
Estos olvidos no todos están relacionados con la enfermedad de Alzheimer.




Alzheimer: causas

No se conocen las causas concretas de esta enfermedad pero parece que podrían ser multifactoriales. Sin embargo sí que existen una serie de factores de riesgo, tanto genéticos como ambientales que, combinados entre sí, dan lugar a una serie de acontecimientos que pueden dar lugar a la aparición de esta enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Los síntomas leves de pérdida de memoria

Estos síntomas leves no deben preocuparnos. Sin embargo, pueden animar a quienes los padecen a practicar una serie de ejercicios con el fin de evitar que se agraven. Entre otros síntomas pueden aparecer los siguientes: olvidar dónde dejó sus llaves, olvidar una cita, olvidar momentáneamente en qué día estamos, tener la palabra en la punta de la lengua sin llegar a decirla, equivocarse al rellenar los documentos administrativos como un folleto de impuestos, por ejemplo, perderse en lugares conocidos, encontrarse en un cuarto habiendo olvidado qué debía hacer, dificultad para recordar una información aprendida, pero que la encontramos con la ayuda de indicios, olvidar un nombre, las gafas o un objeto, buscar el nombre de una persona que nos hemos cruzado por la calle u olvidar momentáneamente una cara.

Los síntomas más graves de la Enfermedad de Alzheimer

Los síntomas más graves que nos pueden hacer sospechar esta enfermedad son: guardar los objetos de la vida cotidiana en lugares descabellados (las llaves o el monedero en el frigorífico), perder constantemente la noción del tiempo, no saber ni el día ni el mes en que estamos, olvidar sistemáticamente las citas o los nombres de sus allegados, olvidar la forma de utilizar las palabras, como olvidar las palabras más corrientes, utilizar palabras que no tienen sentido dentro de una frase, hacer 20 veces la misma pregunta, la incapacidad para rellenar los documentos administrativos que antes siempre había rellenado sin problemas, olvidar sucesos recientes (como cenas, fiestas, niños), olvidar en 2 minutos lo que acababa de decir, la imposibilidad de acordarse de una información aprendida, aun teniendo los indicios, los cambios de carácter, cambios bruscos de humor, reconocer a la gente (ni siquiera a sus allegados), la ausencia de opinión propia o de juicios personales o negar los síntomas de pérdida de la memoria.

Alzheimer: etapas

Primera etapa o leve: suele durar aproximadamente unos 3 años y se caracteriza por síntomas leves de olvidos como no recordar qué se ha comido, una conversación reciente, desorientarse en lugares conocidos desde hace tiempo, ...
Segunda etapa o moderada: suele tener una duración de unos 3 años también y en ella los síntomas de pérdida de memoria se agravan, aparecen problemas del lenguaje (afasia), dificultades en realizar funciones previamente adquiridas (apraxia) o en reconocimientos que previamente se tenían (agnosia). También puede aparecer apatía o alucinaciones auditivas (oir sonidos que no son reales) o visuales (ver a personas que no existen o ya murieron).
Tercera etapa o grave: cursa con pérdida de las facultades intelectuales, apatía profunda, rigidez muscular, cambios importantes en la personalidad y pérdida de la autonomía (el paciente no se puede vestir ni alimentar si no es con ayuda de otra persona).

Mal de Alzheimer: diagnóstico

Para hacer un diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se requiere una evaluación médica cuidadosa que incluya un historial médico completo, una evaluación del estado mental, un examen neurológico y físico y ciertas pruebas médicas como análisis de sangre y técnicas de imagen cerebrales con el objetivo de descartar otras causas de
síntomas parecidos a la demencia. Es importante destacar que no todas las personas que tienen problemas de memoria tiene Alzheimer ya que éstos pueden tener otras diferentes causas (como una depresión, problemas de tiroides, el abuso de alcohol o falta de algunas vitaminas).

Alzheimer: prevención

Para conseguir retrasar la aparición de esta enfermedad se recomienda ejercitar la memoria y la capacidad intelectual y adoptar unos hábitos de vida saludables. Es importante controlar los niveles de colesterol, de azúcar y de la presión arterial.
En cuanto a la dieta se recomienda aumentar el consumo de ácidos grasos monoinsaturados “buenos” como las nueces, los cacahuetes, almendras, pistachos, aguacates, canela, o aceitunas, poliinsaturados como omega 3 y alimentos de hojas verdes, otros nutrientes como la vitamina E, vitamina B12 y vitamina B9 (ácido fólico) en alimentos como las judías, los vegetales verdes y las naranjas. Se recomienda reducir el consumo de carnes rojas, alimentos refinados, mantequillas y grasas derivadas de lácteos.
También se recomienda hacer ejercicio físico de forma regular, no fumar e incrementar las actividades cognitivas (hablar idiomas, tocar instrumentos musicales, leer con frecuencia, estudiar, tener más actividad social y practicar juegos intelectuales como el ajedrez, los crucigramas, los rompecabezas, los sudokus y todo tipo de juegos que nos hagan pensar.

Alzheimer en personas jóvenes

La incidencia del mal del Alzheimer aumenta con la edad, pero también se produce en pacientes mas jóvenes, incluso en jóvenes o adultos. Se denomina, entonces, Alzheimer precoz y puede afectar a los pacientes con antecedentes de Alzheimer en su familia directa. La afectación de las funciones mentales que provoca el Alzheimer no se limita sólo a su afectación más típica, la memoria, sino que se va extendiendo hacia todas las otras funciones que realiza el cerebro y acabará provocando la pérdida de la autonomía del paciente. Es importante descartar otros posibles orígenes en estos pacientes como otras enfermedades del sistema nervioso central que provocan déficit de memoria y cognoscitivos como la enfermedad cerebrovascular, la enfermedad de Parkinson, la corea de Huntington, un hematoma subdural, una hidrocefalia normotensiva o un tumor cerebral. También otras enfermedades que pueden provocar demencia como el hipotiroidismo, la deficiencia de ácido fólico, vitamina B12 y niacina, la hipercalcemia, la sífilis o la infección por VIH.

Tratamiento del Alzheimer

En el mercado farmacéutico tenemos tres medicamentos que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés). Son los llamados inhibidores de la colinesterasa y su objetivo es controlar los síntomas de esta enfermedad. Los mas prescritos son el Donepezil (Aricept), aprobado para tratar todas las etapas de Alzheimer, el Rivastigmine (Exelon), aprobado para tratar Alzheimer leve o moderada y la Galantamine (Razadyne), aprobado para tratar la etapa leve o moderada.


Foto: © 123rf_45944118_alphaspirit.jpg

Troubles de la mémoire - Bénins ou Alzheimer ?
Troubles de la mémoire - Bénins ou Alzheimer ?
Memory Loss: Age related vs Alzheimer's Disease
Memory Loss: Age related vs Alzheimer's Disease
Última actualización: 16 de enero de 2018 a las 19:52 por DRA. MARNET.
El documento «Distinguir los síntomas leves de los signos más graves de la enf» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Síntomas de Alzheimer
El informe radiológico