Asma de esfuerzo o asma inducida por el ejercicio

Junio 2018
El ejercicio físico puede desencadenar una crisis de asma, en este caso, se conoce como asma inducida por el ejercicio (AIE) o de esfuerzo. Los síntomas aparecen poco después del ejercicio, como tos, silbidos en el pecho, sensación de opresión torácica o falta de aire.


Asma inducida por el ejercicio

Asma inducida por el ejercicio (AIE) se define como una obstrucción aguda y reversible de las vías aéreas del aparato respiratorio (parte superior) que aparece por el ejercicio físico. Este tipo de asma puede aparecer de forma aislada o en el marco de un asma alérgico. La hiperventilación durante el ejercicio provoca una deshidratación y un aumento de osmolaridad en las células de las vías aéreas, hecho que libera mediadores de los mastocitos (células cebadas) y daña la mucosa de las vías aéreas. Así, la hiperventilación voluntaria o el ejercicio, especialmente en un ambiente frío y seco, provoca una crisis de asma que puede evitarse respirando aire caliente a 37º C y con una alta proporción de humedad.

Asma por ejercicio en niños

Un niño con asma debe ejercitarse. Las ventajas del ejercicio y el juego para un niño con asma son un mejor desarrollo, tanto físico como psíquico, y la integración en el grupo; aumenta la condición física y la tolerancia al ejercicio; disminuye las crisis ocasionadas por el esfuerzo y su intensidad; ayuda a controlar las crisis y reduce el nerviosismo provocado por los ataques.

Si no se toman las medidas adecuadas, la mayoría de los niños con asma ve agravado su estado. Pero dado el beneficio psicoemocional e integrador del deporte, es un gran un error sobreproteger al niño con asma e impedirle realizar un nivel aceptable de ejercicio físico. Hay que tener en cuenta que la adaptación del niño con asma a la actividad deportiva debe ser muy progresiva. Así, el niño aprende a diferenciar entre la sensación de ahogo normal por un ejercicio intenso y la sensación de falta de aire por una crisis de asma.

Broncoconstricción inducida por el ejercicio

La broncoconstricción inducida por el ejercicio (BIE) es una situación frecuente en los pacientes asmáticos, aunque puede afectar también a individuos que no padezcan asma. Un episodio suele durar entre 30 y 90 minutos. Es causado por varios factores como la inflamación, la activación de nervios sensoriales y la hipersecreción de las células epiteliales. La inhalación de aire frío y seco es uno de los factores que más desencadena este proceso, también intervienen la polución ambiental y el exceso de contaminación en el aire.

Para su tratamiento se recomienda administrar 15 minutos antes del ejercicio un broncodilatador de acción rápida beta 2 o los estabilizadores de los mastocitos. Cuando este tratamiento no es suficiente para controlar los síntomas se pueden prescribir los corticoides inhalados o los antileucotrienos.

¿Asma inducida por el ejercicio se cura?

El asma es una enfermedad que no tiene cura. Pero el asma de esfuerzo puede controlarse bien con un tratamiento adecuado que minimice o desaparezca completamente los síntomas. Lo importante es seguir las recomendaciones del médico para evitar la aparición de las crisis en relación con el esfuerzo físico, ya que es importante practicar alguna actividad.

Ejercicios físicos para asmáticos

Los mejores ejercicios para los asmáticos son la natación, los deportes en equipo (baloncesto, fútbol, beisbol), el yoga, caminar y las artes marciales.

Beneficios de la actividad física para los asmáticos

Los asmáticos no deben abandonar el ejercicio por su condición de asmáticos porque, cuando se realiza de forma adecuada a su patología, aporta muchas ventajas. Entre otras, el ejercicio mejora la condición física y la tolerancia al ejercicio, ya que incrementa la capacidad aeróbica y de reserva en los pulmones. La hiperventilación que aparece cuando realizamos ejercicio se reduce o es menos fuerte a medida que la condición física mejora. También disminuye la ansiedad.

El ejercicio físico favorece el desarrollo mental y físico de los niños, proporciona un beneficio psicoemocional, colabora en la integración de los niños asmáticos y los preparara para una vida saludable cuando sean adultos.

Asma y ejercicio

En la gran mayoría de los asmáticos, aparece asma inducida por el ejercicio, especialmente en los niños. Se desencadena por el esfuerzo que conlleva una hiperventilación prolongada a la que se asocia un enfriamiento y una desecación (pérdida de humedad) de las vías aéreas. En ocasiones, el asma de esfuerzo es el primer signo de asma para alguien que nunca ha presentado verdaderas crisis. Una tos seca o una respiración silbante aparece un minuto después, aproximadamente, de finalizar el ejercicio. A veces puede agravarse y desencadenar una crisis de asma.

El diagnóstico lo debe realizar un médico, de preferencia alguien especializado en asma. La aparición de una tos que se prolonga durante varios minutos y aparece después de finalizar el esfuerzo físico aclara rápidamente el diagnóstico. Sin embargo, numerosas personas presentan este tipo de manifestaciones durante muchos años sin recibir ningún tratamiento.

Muchos episodios graves de asma inducida por el ejercicio han sido detectados en deportistas menores de 21 años. Es necesario investigar el asma de esfuerzo de forma sistemática en los atletas. Algunos deportes, en especial los de resistencia, provocan este tipo de asma, así como el aire frío y seco. Por ejemplo, numerosos niños y adultos sufren diversas molestias cuando corren con un clima frío y seco. La asociación de un esfuerzo, hiperventilación o aire frío puede iniciar una crisis de asma.

Qué ejercicios puedo hacer si tengo asma

Se aconseja calentar durante quince minutos antes de hacer ejercicio para que los bronquios se dilaten; empezar a hacer deporte progresivamente; y tras el consejo de un médico, utilizar un broncodilatador inhalado de corta duración (10 a 15 minutos) antes de comenzar la actividad deportiva. A veces, en caso de molestia, son necesarias una o dos inhalaciones suplementarias. También se recomienda llevar bufanda, gorro o pasamontañas cuando hace frío, ya que disminuyen la inhalación de aire frío y seco. Nunca se debe empezar a hacer deporte sin realizar el calentamiento.

Foto: © Lopolo – Shutterstock.com

Asthme à l'effort
Asthme à l'effort
Exercise Induced  Asthma
Exercise Induced Asthma
Última actualización: 28 de abril de 2018 a las 02:00 por gslaura.
El documento «Asma de esfuerzo o asma inducida por el ejercicio» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Tratamiento del asma
Un asmático, adulto o niño, ¿puede hacer deporte?