El síndrome de las piernas inquietas

Abril 2018

Una vez que aparecen los primeros síntomas del síndrome de las piernas inquietas, no hay tiempo que perder. Debe acudir a su médico de inmediato. Así, no perderá meses o incluso años antes de que se le efectúe un diagnóstico y se le proponga un tratamiento. De esta manera los dolores disminuirán en frecuencia e intensidad rápidamente.

Factores de riesgo

  • Personas con antecedentes familiares de este síndrome.
  • Embarazadas: el embarazo es un período de riesgo.
  • Personas que padecen ciertas patologías como diabetes, enfermedad de Parkinson o insuficiencia renal.

Causas

  • Un factor hereditario de incidencia regular.
  • El embarazo.
  • Falta de hierro. Ante la aparición del Síndrome de las Piernas Inquietas, es obligatorio hacer un análisis de sangre para ver cómo está el hierro.
  • Artritis.
  • Algunas enfermedades también pueden desencadenar este síndrome:
    • Insuficiencia renal.
    • Diabetes.
    • Algunas enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson..

Síntomas

Los síntomas pueden manifestarse con una intensidad moderada, pero también pueden causar discapacidad.
  • Los síntomas tienden a agravarse (aumento de frecuencia e intensidad) con el paso de los años.
  • Los síntomas son más evidentes durante la noche y de madrugada.
  • Esta enfermedad no es grave, pero puede causar mucha discapacidad en las personas que la padecen.



Los síntomas provocan molestias en las piernas:
  • Movimientos incontrolables e involuntarios de las piernas.
  • Hormigueo.
  • Picor.
  • Ardor.
  • Urticaria.
  • Contracturas.
  • Descargas eléctricas.
  • Saltos involuntarios.



Cuando esta molestia diaria se manifiesta de manera intensa causa mucha pesadez en la extremidades inferiores y discapacidad. Evidentemente, la inmovilidad se vuelve insoportable: caminar o estirar las piernas hasta que las manifestaciones desaparezcan permite aliviar las molestias.

Por lo general, el síndrome se manifiesta durante los períodos de inmovilidad o reposo, ya sea cuando el paciente está sentado o acostado, al dormir por las noches o en el transcurso de la madrugada

A veces, las molestias también se presentan durante el día, debido a una período largo de inmovilidad como, por ejemplo, en el cine, durante un viaje, durante alguna reunión....

Durante la madrugada, el síndrome se manifiesta con movimientos involuntarios de las piernas y, a veces, de los brazos. Por lo general, estos movimientos empiezan a medianoche y son percibidos por el acompañante.

El síndrome provoca "microsueños" que afectan la salud de las personas que lo padecen. Este problema de sueño provoca a su vez:
  • Somnolencia importante durante el día.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Problemas de memoria.
  • Irritabilidad.
  • Síntomas depresivos.
  • Fatiga.


Las personas afectadas sienten temor a acostarse, lo que agrava los problemas de sueño provocados por el síndrome.

Tratamiento

Si se ha conseguido identificar una causa es necesario tratarla:
  • Si la causa es un medicamento será necesario suspenderlo.
  • Si se trata de una anemia probablemente se tendrá que recetar hierro.
  • Si la causa es una enfermedad (insuficiencia renal, poliartritis reumática, diabetes, enfermedad de Parkinson...), tratarla puede atenuar los síntomas.


Estos casos son poco frecuentes. Además, para tratar el síndrome de las piernas inquietas se necesitan otros medicamentos.
  • Muchos medicamentos pueden ser de gran ayuda para todos aquellos que sufren las molestias del síndrome de las piernas inquietas en su vida cotidiana, sobre todo si las manifestaciones son frecuentes e intensas o si las dificultades para dormir se han convertido en un problema serio.
  • No existe ningún medicamento que haya sido diseñado específicamente para tratar el síndrome de las piernas inquietas pero sí existen algunos que pueden disminuir la intensidad de los síntomas y permitir una mejor calidad de sueño.
  • Analgésicos: Tome un analgésico o un antiinflamatorio no esteroideo, previa consulta con su médico.
  • Medicamentos dopaminérgicos : Estos medicamentos, que se prescriben para tratar la enfermedad de Parkinson, pueden aliviar los síntomas cuando se utilizan a dosis bajas.
  • Medicamentos sedantes : Estos medicamentos permiten mejorar la calidad del sueño al provocar una disminución de las manifestaciones nocturnas.
  • Analgésicos narcóticos : Se recomiendan cuando los dolores son demasiado fuertes y calman con analgésicos o con aniinflamatorios no esteroideos.
  • Medicamentos anticonvulsivantes : Los medicamentos anticonvulsivantes pueden ser de gran ayuda en algunos casos

Aliviar las molestias

  • Mueva constantemente las piernas o doble las rodillas.
  • Camine el mayor tiempo posible.
  • Realice estiramientos.
  • Realice masajes localizados para relajar las piernas.
  • Tome un baño caliente.
  • Dé calor y frescor a las piernas aplicando de manera alternada compresas de agua fría y compresas de agua caliente.


Las técnicas de relajación o de yoga pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Trate de centrar su atención en alguna actividad como la lectura, los crucigramas o ver una película ya que así podrá evadir o evitar pensar demasiado en "sus síntomas". Tratar de no preocuparse demasiado es una de las mejores soluciones.

Un cambio en los horarios de sueño puede ayudar a prolongar su período de sueño.

Tome un analgésico o un antiinflamatorio no esteroideo, previa prescripción de su médico.

Lo que debe evitar

Disminuya el consumo de cafeína: evite el café, el té, bebidas con cola. Disminuya el consumo de alcohol y tabaco. Evite el consumo de ciertos medicamentos que pueden agravar el cuadro:neurolépticos,antidepresivos, betabloqueantes, litio...

Una buena calidad del sueño es indispensable para evitar la aparición de los síntomas del síndrome de las piernas inquietas que frecuentemente aparecen en el transcurso de la noche.
Para mayor información: [ Tener un buen sueño]
  • Adopte un horario regular : intente acostarse y levantarse cada día a la misma hora.
  • Duerma en una habitación bien acondicionada: bien ventilada, con una temperatura apropiada (18 o 19 grados como máximo), silenciosa, con una cama cómoda....


Un estado de estrés o de angustia puede desencadenar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas (SPI). Aprenda a relajarse.
  • Recuerde caminar a menudo: si viaja en coche haga una parada cada cierto tiempo y camine un rato. Si vieja en avión o en tren de paseos por los pasillos cada cierto tiempo.
  • Los viajes de día son preferibles.
  • Practique algún deporte de manera regular y moderada.
  • Evite realizar actividades deportivas demasiado exigentes.
  • Evite practicar deporte por la noche; es preferible que lo practique por las mañanas.

Saber más

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 18 de abril de 2018 a las 17:54 por Jeff.
El documento «El síndrome de las piernas inquietas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
La crisis y los problemas de insomnio