1
Gracias

Unas palabras de agradecimiento nunca están de más.

Ruptura del preservativo: ¿Contagio del VIH?

Si el condón no está caducado, se ha colocado correctamente y se utiliza un lubricante adecuado, la rotura del preservativo es difícil, aunque puede ocurrir. El condón también se puede deslizar y quedar en el interior si, por ejemplo, se pierde la erección. Cuando esto ocurre después de eyacular, existe el riesgo de que el semen entre en contacto con el interior.


Riesgo de contagio del VIH

En caso de rotura accidental del preservativo, y si ha habido eyaculación, se puede considerar la opción de solicitar la profilaxis posexposición (PEP), que consiste en la administración de fármacos antirretrovirales (TAR), siempre prescritos por un médico. La toma de estos fármacos disminuye el riesgo de infección tras una exposición accidental al VIH.

Cuándo hacerse una prueba de VIH

La profilaxis se debe realizar en las primeras horas después de la exposición. Se administra dentro de las primeras 6 horas, pero no después de las 72 horas. El tratamiento dura un mes y requiere un seguimiento estricto por parte del personal de salud.

Cómo se puede romper un condón

Los estudios muestran que la posibilidad de que se rompa el preservativo durante el acto sexual se debe más al uso incorrecto del condón que a defectos estructurales del preservativo.

Qué hacer si se rompe el condón

Hacerse la prueba a los 90 días. La transmisión sexual del VIH está relacionada con el contacto de la mucosa del pene con las secreciones sexuales. El riesgo de infección varía según diversos factores, entre ellos, el tiempo de exposición, la cantidad de secreción, la carga viral de la pareja infectada y la presencia de otra infección transmisible.

Teniendo esto en cuenta, si se rompe un condón durante la relación sexual y hay alguna posibilidad de infección, por pequeña que sea (por ejemplo, porque se desconoce el estado serológico de la pareja), es necesario hacerse la prueba 90 días después de la relación para despejar esa duda. La ruptura del condón implica un riesgo real de infección por el VIH.

Qué hacer cuando se rompe el condón

Lo correcto es interrumpir la relación, hacer una limpieza y retomar la relación sexual con un nuevo condón. La higiene de los genitales se debe hacer de la manera habitual (con agua y jabón), sin necesidad de usar otros productos, que incluso podrían dañar la piel y las mucosas, lo cual aumentaría el riesgo de infección porque afecta las barreras naturales de protección frente al virus.

La presencia de lesiones en las mucosas genitales, como una infección de transmisión sexual, la gonorrea por ejemplo, implica un riesgo adicional, pues aumenta la posibilidad de contraer el SIDA. En el sexo anal, el riesgo es mayor porque la mucosa anal es más frágil que la vaginal.

Foto: © Sergiy Kuzmin – Shutterstock.com

0 Comentario