¿Qué es un flemón o abceso dental?

Los flemones o abcesos dentales son colecciones de pus en los tejidos blandos que rodean a los dientes debido a que la raíz del diente posee una infección bacteriana. Esta infección se produce cuando se generan aberturas en el esmalte que cubre la pieza dental y a través de éstas se crea un camino libre donde permite que las bacterias se dirijan directamente hacia la pulpa del mismo

Origen de los flemones

  • El origen de los flemones casi siempre es la caries.
  • Cuando una caries no es tratada de forma adecuada, puede evolucionar la infección y producir el absceso, que no es más que un acúmulo de pus.
  • Este acúmulo de pus está en una cavidad que no es fisiológica y que ha producido la propia infección al destruir los tejidos.
  • El flemón es un estadío avanzado ya de la caries, donde la infección ha penetrado por el esmalte, la dentina y llega a la pulpa y la raíz del diente, haciendo que vasos y tejidos se inflamen, y produzca la característica hinchazón de lo flemones.
  • Otro origen del flemón puede ser la enfermedad periodontal, es decir, cualquier patología que afecte a las encías, como la periodontitis o la gingivitis.

¿Qué síntomas indican que puedo sufrir un flemón?

  • Molestias y dolor intenso: el dolor puede ser continuo o por ratos, suele incomodar y dificultar la masticación: es el conocido como dolor de muelas, que se irradia hacia el diente que tiene la caries, o incluso hacia la garganta o el oído.
  • Sensibilidad dental: beber o comer algún alimento demasiado frio o caliente genera un terrible dolor.
  • Pus verdoso.
  • Sabor desagradable y mal aliento: debido al pus y a las bacterias de la infección se produce un sabor repugnante y el mal aliento.
  • Inflamación y enrojecimiento de los ganglios situados detrás de la oreja o un poco más abajo, en la zona del cuello.
  • Fiebre.

Si la infección es muy grande puede sentir síntomas más graves

  • Dificultad o imposibilidad de abrir la boca.
  • Inflamación en la cara y en el cuello.
  • Inflamación de la lengua.
  • Dificultad o imposibilidad de tragar.
  • Dificultad para respirar.

Tratamiento del flemón

  • La mejor arma siempre es la prevención: acudir a una revisión anual al dentista para que detecte posibles caries y pueda tratarlas.
  • Uso de fármacos antiinflamatorios y analgésicos, con el fin de aliviar el dolor y la inflamación, para poder tratar la caries o la infección que ha originado la aparición de dicho flemón: con la zona inflamada, el especialista no podrá acceder a las zonas que necesita tratar.
  • Uso de antibióticos, para combatir la infección.
  • El dentista utilizará instrumental apropiado, con la zona anestesiada, para drenar la infección o absceso: deberá practicar una incisión, en ocasiones por varios sitios a la vez, con el fin de que la colección de pus salga al exterior, y el tejido dañado pueda recuperarse también con la acción de los fármacos.

Remedios caseros que pueden aliviarnos

  • Aplicar frío en la zona, por fuera de la boca, ya que el frío contribuye a anestesiar y a disminuir la inflamación.
  • No poner el hielo nunca directamente en contacto con la piel de la cara, ya que puede producir quemaduras: el hielo se debe envolver en un paño o en una tela.

Lo más importante siempre es la prevención

  • Visita anual al dentista como mínimo.
  • Una buena y correcta higiene bucodental a diario.
  • Cambiar el cepillo cada dos meses, cuando veamos que las cerdas ya están muy desgastadas.
  • Es necesario usar cepillos interproximales o hilo dental, para no dejar parte de las superficies dentales sin limpiar.

Saber más

Haz una pregunta
CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud.
El documento « ¿Qué es un flemón o abceso dental? » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.